Mostrando entradas con la etiqueta rutina de maquillaje. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta rutina de maquillaje. Mostrar todas las entradas

miércoles, 16 de mayo de 2012

Mi rutina de maquillaje: Versión Extendida

Sorteo Carla Bulgaria!!! Apúntate aquí ^^

Sorteo Alexandre Cosmetics!!! Apúntate aquí ^^
 
 
Muy buenas chic@s!!!

Sigo malita, pero como esto de tener entradas preparadas para sólo editar las fotos y retocar algunas cosas es de lo más (previsora que es una), puedo escribir algo para vosotr@s hoy.

Hace algunas semanas, Tundora, me comentó en una entrada que le gustaría que explicase mi rutina de maquillaje, éste es su comentario:

Vuelvo a repetir que nadie es torpe, pues nadie nace enseñado. A maquillarnos aprendemos maquillándonos, y equivocándonos y metiendo la pata hasta el fondo. Siempre vienen bien unos consejos, pero lo fundamental es práctica y más práctica.

Así que de esto tratará mi post de hoy: mi rutina de maquillaje.

La he simplificado un poco porque no voy a poner mi rutina de maquillaje completa, ya que cada persona tiene unas necesidades. Os voy a contar lo que hago yo, cómo aplico los productos y los truquis que empleo para que me salga más o menos bien, pero he omitido algunos pasos para no hacerlo eterno. Sé que a muchas no os estaré contando nada nuevo, pero aún así espero que os guste y os resulte útil.

Prebase

Yo no utilizo prebase en sí, es decir, lo que se entiende por prebase de maquillaje de las que hay en el mercado. No lo hago porque suelen estar repletas de siliconas y usarlas con mucha frecuencia termina provocando que, por mi tipo de piel, me salgan granitos. No obstante, hay muchas chicas a las que les va bien y no tienen este problema, todo es ir experimentando.

Algunos ejemplos son los siguientes:

¿Cuál es su función? Prolongan la duración del maquillaje que apliquemos encima, así nos durará más horas puesto en perfecto estado. No está mal para utilizarlo cuando vamos a estar muchas horas fuera, o para una ocasión especial (tipo boda, fiesta o similar).

Normalmente me maquillo después de aplicar mi tratamiento de día, por lo que ya tengo la piel preparada. Pero cuando no es así, esto es lo que uso como prebase:

El Hidragel de Carla Bulgaria Roses Beauty del que os hablé en esta entrada. Es una prebase natural y cumple como tal, cuida la piel y se absorbe rapidísimo. No necesito nada más.

Bases

Ahora mismo utilizo dos bases de maquillaje y una BB Cream. Tengo otras bases, pero llevo unos meses empleando éstas. La Sheerglow de NARS la utilizo sólo los fines de semana o cuando quiero que el maquillaje me dure más tiempo, ya que es la que más aguanta de las que he probado. Además cubre bastante (aquí podéis leer más). La base Skin Foundation  de Bobbi Brown y la Hot Pink de Skin79 (aquí la base y aquí la BB Cream) son las que utilizo a diario.

¿Cómo las aplico?

Sheerglow es una base de textura más consistente, así que al igual que la BB Cream, la aplico con una brocha de corte redondo como la de Sephora o la de Magic Coast (podéis utilizar también la F80 de Sigma, que no tengo, pero deduzco que servirá a la perfección).

La base de Bobbi es mucho más líquida y me queda mejor aplicándola con una brocha en forma de lengua de gato.

Recordad siempre aplicar la base desde el interior hasta el exterior. Yo empiezo por la cara interna de las mejillas y extiendo hasta la parte externa, pues es en la cara interna de las mejillas donde suele haber más imperfecciones, así obtendremos mayor cobertura en esas zonas. Para la frente y la barbilla vale lo mismo: siempre desde el centro hasta los extremos.

Y en cuanto a cantidad, con un “pump” tenéis para todo el rostro. Si aplicamos más, corremos el riesgo de sobrecargarlo y acabar con efecto “máscara”.

Correctores

En mi caso particular al tener una ojera tan oscura empleo siempre un precorrector y un corrector. Os enseño en las fotos el sistema antiojeras de Bobbi Brown (aquí la review) y el combo particular que empleo yo con el corrector nº 576 de Kryolan y un corrector, en este caso el All About Eyes de Clinique.

El precorrector me ayuda a neutralizar el tono de la ojera para que no se vea tan oscura. Luego aplico encima el corrector para igualar el tono, pues a nadie le gusta ir por ahí con las ojeras naranjas :D

Como los correctores de Bobbi y el de Kryolan son muy cremosos y densos, los aplico con brocha. Uso indistintamente la de corrector de Bobbi o la de Sephora, obteniendo muy buenos resultados con ambas. Quizá con la de Bobbi alcance mejor los rincones por ser más pequeña, pero la de Sephora no está nada mal.

Importante: no pongáis un exceso de corrector. Si ponéis demasiado, se acumulará en las líneas y quedará un efecto cuarteado horroroso. Es mejor ir de menos a más. Aunque lo aplico con brocha, luego extiendo con los dedos para sacar el exceso de producto.

El corrector de Clinique es muy fluido y me apaño bastante bien con los dedos, aplicándolo a toquecitos y repartiéndolo bien.

Yo recomiendo siempre sellar el corrector, así nos aseguramos de que dura varias horas. Mi producto fetiche para esto son los Powderflage de Benefit, no resecan y dan una ligera luminosidad a la zona. Los aplico con la 224 de M·A·C.

Ojos

Yo utilizo siempre prebase de ojos. Va muy bien la de Too Faced, que ya tengo gastada y guardada para fotografiar en una próxima entrega de los C’est Fini:

A veces tengo el párpado demasiado enrojecido, así que para no fastidiar un look bonito, aplico primero una sombra en crema color beige-rosado para unificar el tono del párpado. Mi favorita es el Paint Pot Painterly de M·A·C. Lo aplico con el pincel de sombra de Marta del Deliplús, es baratísimo (ronda los 3 € si no me equivoco y si no lo han subido), no me ha perdido ni un pelo y funciona para esto a las mil maravillas.

Para empezar con esto del maquillaje, recomiendo una paleta de sombras neutra, tipo NAKED o NAKED2, aunque con sombras sueltas en tonos neutros os apañaréis muy bien. Hay marcas más baratas, aunque invertir en este tipo de paletas sale muy a cuenta.

Para aplicarlas aconsejo tres pinceles básicos: uno plano para aplicar la sombra  y que quede intensa, uno para difuminar y/o aplicar la sombra con ligereza y uno tipo boli para iluminar el lagrimal y/o marcar la V externa.

Si queréis una entrada más extensa de cómo me maquillo los ojos, no tenéis más que decirlo, si no esta entrada se hará infinita :P

Y como colofón para terminar un maquillaje de ojos, no puede faltar la máscara de pestañas!!!

Mi favorita en estos momentos es la “They’re Real” de Benefit, pero también ando gastando una de Bourjois que no está nada mal.

Iluminador

Este paso lo podéis omitir, pero deja un efecto tan bonito que no podía saltármelo. Mi iluminador favorito es el High Beam de Benefit (al que dediqué una entrada aquí):

Engaña la foto, queda aún menos de lo que parece (me las estoy viendo y deseando para sacar algo del tarro a estas alturas…).

Es muy fácil de aplicar, bastan tres gotitas en la parte alta del pómulo (justo un poco más debajo de donde termina la ojera) y una en la sien y difuminamos a toques con los dedos rápidamente. Tengo previsto un post de cómo aplicar correctamente el iluminador, tanto en formato líquido como en polvo, además de truquis para potenciar diversas zonas de nuestro rostro, así que estad atentas ^^

Sellar el maquillaje

Para controlar los brillos y que el maquillaje dure más, siempre sello con polvos. Estos de la foto son los HD de MUFE, aunque ahora estoy detrás de conseguir otros que pueda llevar en el bolso. Para aplicarlos, o la Kabuki de MUFE (podéis leer más de esta brocha aquí) o la brocha Bronzer de Ecotools, muy barata (unos 9 – 10 €), suave y que nos sirve a la perfección para este cometido.

Blush

No puede faltar para conseguir un efecto buena cara!!! Os propongo tres con los que es muy difícil llegar a pasarse y quedar como “Heidi”. Tenéis un blush en crema de UNE (review aquí) que es lo más fácil del mundo para aplicar: basta coger una pequeña cantidad con las yemas de los dedos y extenderlo rápidamente por las mejillas.


Luego tenéis dos blushes en polvo: el ‘Lover’ de Illamasqua (un colorete mate en tono melocotón que da un aspecto súper natural y del que os hablé en esta entrada) y el ‘Madly’ de NARS (un rosa amarronado con un shimmer finísimo que da un efecto muy bonito y saludable en las mejillas, del que os cuento más aquí).

Para aplicarlos yo tengo tres brochas, de las cuales sólo me compré la de Ecotools y es la que os recomiendo si no os queréis gastar mucho. Difumina los coloretes a la perfección, incluso los más pigmentados, y de precio está sobre los 7 €, un chollo!!! Mi favorita es la de Bobbi, aunque para coloretes muy muy pigmentados prefiero la Yachiyo de NARS, me cuesta menos trabajarlos.

Importante: recordad sonreír al máximo cuando apliquéis el blush, de estas sonrisas exageradas con las que luego duele la mandíbula, sí. Aplicad el blush en las manzanitas y luego difuminad rápidamente hacia las sienes. Así el color se concentra en la mejilla pero se ve un halo muy bonito.

Labios

A diario casi no los maquillo, con un poco de protector labial me voy al trabajo, pero porque yo tengo los labios muy pigmentados… Para un efecto “my lips but better” (mis labios pero mejor), recomiendo encarecidamente mi labial favoritísimo para esto, el “Lady’s choice” de Benefit.

Sin embargo, si no sois muy duchas en esto de aplicaros el labial, otra opción es utilizar un gloss. El que más me gusta es uno que ha llegado recientemente a mis manos, es una minitalla del Naked de Urban Decay. Deja los labios jugosos y muy bonitos.

Bueno chic@s, he intentado resumirlo al máximo (me he saltado pasos como bronzer, polvos de acabado... que no son básicos) para no hacerlo más largo de lo que ya es!!! Espero que os haya gustado y estoy abierta a más sugerencias que podéis enviarme por correo electrónico o dejarlas en un comentario :)

Después de este post, me han entrado ganas de dedicar unos días a ir publicando entradas más específicas de cómo aplicar cada producto, ¿os gusta la idea? ^^

Muchas gracias por estar ahí y besos miles

Auxi