Mostrando entradas con la etiqueta guantes. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta guantes. Mostrar todas las entradas

viernes, 5 de agosto de 2011

'éCHaTe uNa MaNo', De LuSH

Buenas de nuevo!!!

Vengo a hablaros hoy de otro de los primeros productos que compré de Lush, la crema para manos “Échate una mano”.

La tenemos disponible en dos tamaños:

  • Uno pequeño que contiene 45 gramos y cuesta 6.5 €. Su formato es en botellita dosificadora.
  • Uno más grande con 100 gramos de contenido y 9.75 e de precio. En este caso la crema viene en el típico bote redondo y cilíndrico de Lush, todo en negro.

Yo me compré el primer formato porque el segundo me pareció excesivamente grande y porque el aroma, ya desde el primer momento, no me encandiló precisamente. No obstante me la llevé porque una dependienta me antepuso ésta antes que la Handy Gurugu, de la que ya os hablaré, y me dijo y redijo que era tan buena que me convenció.

En la web de Lush podemos leer lo siguiente sobre esta hidratante de manos:

“Échate una Mano está hecha de manzanilla, lavanda y miel. Es tan curativa que seguro que reparará el daño que le has causado a tu lindas manos por trabajar en el jardín, lavado los platos o en tu taller. Está llena de mucílago de linaza, aceite de almendras, manteca de karité y manteca de cacao, que tu sedienta piel va a absorber, dejándola suave al instante.

Modo de uso:

- Coge una pequeña cantidad.

- Extiéndela con un masaje por todas las manos en especial en nudillos y dorso.”

 Y la composición:


El color es rosado tirando un poco a salmón. La textura es bastante fluida y si las manos están bastante deshidratadas se absorbe más o menos bien. Digo más o menos porque a mí, que tengo las manos siempre deshidratadas, mi piel no me la absorbe por completo, me deja una especie de película grasienta que no me gusta nada y que me incomoda muchísimo. Me extraña sobremanera, pues de normal mis manos están muy pero que muy secas y castigadas debido a mi trabajo (a veces incluso se me descaman de la sequedad) y la mayoría de las cremas que les aplico se absorben de inmediato. Pero ésta de Lush no termina de penetrar por completo en mi piel. Eso sí, al rato de aplicarla, cuando ya lo he ido manchando todo de crema o he terminado retirando el exceso grasiento con un pañuelo de papel, las manos están fantásticas.

Como me deja esta sensación tan molesta, lo que decidí hacer fue emplearla de noche y ponerme encima unos guantes de algodón que tengo que compré en The Body Shop y que lo que hacen es aumentar la eficacia del tratamiento de manos. Y por la mañana tengo las manos muy suaves y bastante recuperadas. Son los que os pongo en la foto.

Lo que me tira para atrás y hace que no me plantee volver a comprarla es su aroma. No lo puedo soportar. A mí me huele a levadura de pan de esas de “masa madre”, y me da unas náuseas que no lo aguanto. Así que lo siento mucho, pero producto descartado. Una pena, porque no tiene ni parabenos ni siliconas.

Es más, se me ha hecho interminable por el aroma, los 45 gramos más largos de mi vida en una crema de manos (equiparable a los 30 ml de la prebase para rojeces de KIKO). Eso sí, la terminé.

Nada más por el momento. ¿Habéis probado esta crema? Si la habéis probado decidme qué opináis del aroma en concreto, porque mi novio dice que no olía tan mal como yo la pintaba…
Besos y hasta otra :D