Mostrando entradas con la etiqueta dormir. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta dormir. Mostrar todas las entradas

viernes, 10 de marzo de 2017

Bruma de Almohada de L'Occitane: nueva formulación

Hace tiempo (mucho) os hablé de este emblemático producto de L’Occitane: la bruma de almohada. Releyendo la entrada que escribí en su momento me ha venido un golpetazo de nostalgia: la utilizaba con muchísima frecuencia un año en el que estuve estresadísima por motivos laborales y, posteriormente, por los preparativos para mi boda (que hay que ver cómo pasa el tiempo…).

No llegué a gastar el bote y debido a la disminución de estrés y al aumento del trabajo junto con los horarios mareantes, dejé de utilizarla porque caía rendida nada más poner la cabeza en la almohada.

Meses después me convertí en mamá y tampoco la necesité: dormir se convirtió en un lujo y los primeros meses me quedaba dormida por los rincones, sin bruma, sin tila y sin nanas, jajajajaja. No obstante, en la última mudanza, la rescaté del fondo del mueble del cuarto de baño y se nos ocurrió a mi marido y a mí que lo mismo ayudaba a relajar un poco al terremotillo de pocos meses que teníamos durmiendo en la habitación. Dicho y hecho, lo probamos con él y, si bien no es que cayese como un tronco, funcionaba relativamente bien. Hace un par de veranos hicimos un viaje a Madrid y olvidé meterla en el neceser, así que ahí que nos fuimos a comprarla a una boutique de L’Occitane. ¡Cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que le habían cambiado el formato y la fórmula!



Por tanto, hoy os traigo la comparativa entre la antigua bruma y la nueva. Llevo mucho tiempo con esta entrada pendiente, tanto que, como sabéis, hace ya varios meses que llegó otro bebé que hace que no necesite ni brumas ni nada para dormir, pero aún así aquí está su reseña. ¡Espero que os guste!