Mostrando entradas con la etiqueta antiestrías. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta antiestrías. Mostrar todas las entradas

martes, 21 de abril de 2015

Las estrías: cómo prevenirlas


¡Buenos días!

 

La entrada que os traigo hoy la he redactado a petición de varios e-mails que he recibido durante los últimos meses. Como ya comenté en su momento, fui mamá hace poco más de un año, y en relación a ello me habéis ido preguntando si he tenido estrías y cómo las combatí o traté durante el embarazo.


Pues bien, para empezar deciros que este era un tema que me preocupaba incluso antes de quedarme embarazada. Ya llevo varias estrías de serie, producto de mi crecimiento y mi ignorancia juvenil en prevenirlas adecuadamente. ¿Qué chiquilla de 13-14 años se preocupa de que le van a quedar unas marcas blanquecinas en las caderas y detrás de las rodillas en cuestión de meses? Cuando me di cuenta de ello, ya era tarde para prevenirlas, y si algo hay que saber de las estrías es que, una vez aparecen y se hacen de color blanco, eliminarlas es una tarea dificilísima, sólo al alcance de las tecnologías láser. En su primera fase rojiza aún pueden tratarse; quizás consigamos disminuirlas, y, según su tamaño, eliminarlas. Pero, repito, una vez cicatrizan… ya formarán parte de nosotras.


Pues teniendo ya varias estrías en mi cuerpo, yo ya temblaba pensando en lo que un embarazo podría hacer en mi piel. Así que mi meta era prevenir al máximo la aparición de las estrías, es decir, salir del embarazo con las mínimas posibles.


Para mi (grata) sorpresa a día de hoy puedo deciros que no tengo ni una sola estría producto de esta etapa de mi vida. Terminé el embarazo maravillada de no “lucir” ni una sola de esas marcas más en mi cuerpo de las que ya tenía, y, la verdad, me enorgullece poder contarlo. Así que me dispongo a revelaros qué utilicé yo para cuidarme, no sin antes advertiros que cada piel es un mundo y que cada una tenemos una genética, alimentación y hábitos diferentes. Lo cual quiere decir que esta rutina que me funcionó a mí puede no ser tan efectiva para otra persona.
 

Bien, aquí tenéis una foto de todos los productos que utilicé, lo cual no significa que los usase todos ni todos al mismo tiempo. Así que empezamos: