Mostrando entradas con la etiqueta URIAGE. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta URIAGE. Mostrar todas las entradas

jueves, 28 de julio de 2011

MiS TRaTaMieNToS PaRa LaS RoJeCeS

Hola a tod@s!!!
Ya está aquí el fin de semana… A mí me toca currar :(, pero aún así se agradece su llegada, no sé por qué, será algo psicológico, veo que se acerca el viernes y parece como que “me animo”.

Hoy voy a hablaros de mis tratamientos para las rojeces. He comentado en alguna que otra ocasión que mi nariz es mi amargura, literalmente. Cualquier cambio de temperatura, por ínfimo que sea, hace que se me enrojezca de inmediato, lo cual me da aspecto de “Rudolph” el reno de Papá Noel, y no exagero. Y a una, que encima es paliducha, no blanca leche pero sí bastante clarita de piel, se le nota muchísimo. Y me acompleja un poco, todo hay que decirlo.

El caso es que hasta enero del presente año la tenía bajo control, pues con una hidratante para pieles sensibles aplicada en nariz y mejillas, el agua termal de Avène y con la base de maquillaje tenía de sobra y no se notaba, porque se ponía sonrosada, no roja “Ferrari” (eso de “rojo Ferrari” lo dice mi novio, se me ha pegado, pero creo que es una buena forma de que me entendáis). Pero desde que empecé a trabajar donde estoy actualmente ha sido una auténtica revolución. Vamos, parece ser que mi descontento y frustración laboral se manifiesta a través de mi señora nariz… y parte de las mejillas.

Voy a hablaros de lo que he usado y de lo que uso ahora mismo, sin extenderme demasiado, que me conozco y cuando empiezo a escribir no paro. Voy a daros una visión general de los productos, mi experiencia y mis impresiones. Allá vamos.

Crema hidratante Leti SR Piel Sensible con rojeces

Cuando fui a la farmacia con mi lista de cremas para las rojeces me recomendaron ésta. Y como (en mi subconsciente) se supone que el farmacéutic@ está “puesto” en el tema, le hice caso y me la llevé. Al principio no notaba gran cosa y me desesperaba, pero a las semanas de usarla noté cómo la piel de la zona de nariz y mejillas (que es donde únicamente la aplicaba) estaba mejor y se enrojecía menos. Seguía alterándose a la mínima, pero no de una manera tan colosal.

Tiré el envase porque la terminé hace un par de meses, pero os puedo contar algunas de sus características:

  • Tiene SPF 20. Me encanta que las cremas hidratantes incluyan factor de protección, y un SPF 20 me parece un índice muy aceptable.
  • No contiene parabenos.
  • Es hipoalergénica y no comedogénica.
  • Contiene 40 ml, no está mal.
  • Su precio: sobre los 21 €, creo recordar, algo cara, aunque Leti es una marca bastante buena.

Una cosa que leí en el folletito que venía dentro y que también ponía en la caja es que actuaba como “redensificador cutáneo”. Esto me gustó y doy fe de que es verdad, pues el tiempo que la usé noté la piel como con más cuerpo, no sé cómo explicarlo. Como si hubiese estado enferma y tras aplicar la crema se hubiese recobrado, no sé si me entendéis.

Además ni me engrasaba ni me daba brillos. El envase de 40 ml me duró unos cuatro meses y medio.

Me dieron cuatro muestras de la misma crema pero con color, la podéis ver en la foto.

Me gustó menos porque el color que me aportaba era demasiado oscuro y además era mucho más densa que la normal, con lo cual sentía como si me hubiese puesto una capa de plástico en la piel. Así que ésa sí que no la compraría. Por lo demás las características eran iguales, mismo factor de protección incluido.

Para acelerar el proceso me recomendaron tomar, durante un mínimo de dos meses, el producto que os pongo a continuación:

Cápsulas Leti SR Piel Sensible con rojeces

También tiré el envase (obvio). Yo me tomé cuatro cajas, es decir, hice el tratamiento durante 4 meses (el tiempo que me duró la crema, más o menos). Cada caja traía 60 cápsulas y tomaba dos diarias. El precio creo recordar que rondaba los 25 €.

Me gusta mucho la composición de estas cápsulas porque los ingredientes son todos ellos excelentes para la piel. Creo recordar que aportaba vitamina E, aceite de borraja, aceite de onagra y alguna mezcla con omega-3 y omega-6, pero no me quiero mojar mucho porque, como os digo, deseché el envase hace mucho

Como conclusión a este tratamiento completo debo decir que no repetiría. La mejoría que noté fue la conjunción de ambas cosas y me parece caro, haciendo cuentas me salía a más de 30 € al mes, y las rojeces no se rebajaban ni a la mitad siquiera. Las mejillas fueron las que notaron mayor mejoría, pero en la nariz fue más discreto el cambio.

Así que cuando terminé con la Leti SR me fui de nuevo a la farmacia y me vendieron ésta:

ROSÉLIANE, crème anti-rougeurs

De ésta sí que tengo el envase porque es la que estoy usando ahora, así que os copio directamente la información que viene en la parte trasera de la caja:

“Pieles sensibles – Descongestiona, suaviza, hidrata

Tratamiento anti-rojeces descongestionante, calmante e hidratante, ROSÉLIANE Crema corrige y atenúa visiblemente las rojeces difusas, frena su aparición y calma la sensación de irritación y tirantez. Complejo innovador patentado, el Cerasterol-2F calma y reestructura la piel para protegerla de las agresiones externas, causantes de las rojeces. El Sulfato de Dextrano y el extracto de Ginseng protegen y normalizan la microcirculación. Enriquecida con Agua Termal de Uriage calmante, ROSÉLIANE Crema proporciona desde su aplicación, una auténtica sensación de frescor, suavidad y confort, y deja la piel flexible, perfectamente hidratada. Excelente base de maquillaje, contiene nácares verdes que enmascaran ópticamente las rojeces.”

Como características, deciros también que, al igual que Leti SR, no contiene parabenos, es no comedogénica e hipoalergénica.

Ésta no tiene factor de protección solar. Contiene 40 ml y me costó 17 €. Como detalle adicional, venía sellada, y ya sabéis lo mucho que me gusta ese detalle y la tranquilidad que me da que yo compruebe que nadie ha toqueteado el producto antes que yo.

Bueno, y ahora mis impresiones. Me vais a perdonar, pero con todas las letras, esta crema, en lo que a las rojeces se refiere (por lo menos las de mi señora nariz y mis señoras mejillas) es una caca.

Como aspectos positivos debo decir (además de las características que me han gustado) que no engrasa, que parece que “refresca” y que hidrata a la perfección la zona. Punto y final.

Ahora… ¿ corrige y atenúa visiblemente las rojeces difusas, frena su aparición y calma la sensación de irritación y tirantez? A mí desde luego, es como si me pusiera la hidratante que uso para el resto del rostro. Mi nariz sigue rojita como las manzanas de caramelo. Y luego, ya para tirarme al suelo de la risa… ¿Excelente base de maquillaje, contiene nácares verdes que enmascaran ópticamente las rojeces? Esto debe ser una broma casi cruel, que diría yo, porque cuando leí en la caja esa característica me ilusioné muchísimo. Valiente chasco cuando la probé. Del corrector para rojeces no me libra nadie, vamos.

En fin, una auténtica decepción.

Como soy tan cabezona (y ahorradora de nacimiento y por obligación) ya sabéis que hasta que no me la termine no me compro otra, pero qué largos se me están haciendo los malditos 40 ml.

En breve os subiré una entrada con los correctores que uso para las rojeces, que ésa es otra, el día que encuentre uno que las disimule/enmascare, dure todo el día y no me irrite… creo que batiré palmas hasta con las plantas de los pies.

Por supuesto, ambas cremas las complementé con el Agua Thermal de Avène, la Solución Micelar Sensibiode Bioderma (dos básicos imprescindibles ya para mí) y la mascarilla Oatifix de Lush (que es la única que me unifica el color de la piel después de retirarla, milagros de la naturaleza). Os he puesto el enlace a las reviews de estos tres productos por si queréis echarles un vistazo.

Espero que os haya gustado la entrada y no os haya aburrido mucho, jejeje.

Un beso y hasta pronto.