Mostrando entradas con la etiqueta The Body Shop. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta The Body Shop. Mostrar todas las entradas

jueves, 26 de octubre de 2017

Limpiadora Drops of Light de The Body Shop


Siempre digo que aquí estamos para la bueno y para lo malo, y hoy toca lo malo, es decir, toca hablaros de un producto que no me ha gustado nada por más oportunidades que le he dado.




Es la limpiadora de la nueva línea Drops of Light de The Body Shop, os hablé un poco de ella en la entrada de mi rutina facial de mañanas del pasado verano, pero hoy os la quiero reseñar con algo más de detalle.


jueves, 24 de agosto de 2017

Rutina facial diurna verano 2017


Entre marzo y abril os contaba cuál era mi rutina facial diurna (en esta entrada) y nocturna (aquí). Con la subida de las temperaturas y que, lógicamente, vamos gastando productos, estas rutinas han variado significativamente, por lo que tras varios e-mails preguntándome por una limpiadora y una hidratante que enseñé por Instagram y otros pidiéndome que hablase de mis contornos de ojos actuales, decidí más o menos sobre el 10 – 15 de este mes, sentarme a contaros qué ando utilizando en estos meses de calor.




Empiezo con la rutina diurna de la cual, con respecto a la que os enseñaba en marzo, no mantengo ni un solo producto igual…


viernes, 27 de enero de 2017

Haul Octubre - Noviembre: NYX, Burlesque, The Body Shop y Rituals


¡Buenos días!



Hoy toca otro haul y es que en el último trimestre del 2016 me dio por lanzarme a comprar varios productos que tenía en wish – list, mucho de los cuales iba necesitando cada vez más (con esto os quiero decir que se avecinan más futuros posts de compras…).




Los productos de hoy son casi todos de maquillaje… ¿os quedáis a verlo y os cuento mis impresiones de cada uno de ellos?

jueves, 31 de julio de 2014

C'est fini (XVII)

¡Buenos días!

Os traigo otra entrega de productos terminados. La última entrada de este tipo fue en marzo y desde entonces se me han terminado bastantes productos, sobre todo de cuidado capilar. Van a darme para dos entradas, porque si lo hago todo en una esto puede ser bíblico…

¿Os apetece echar un vistazo?




jueves, 20 de febrero de 2014

C'est Fini XV



Hola a tod@s!!!

Os traigo otra tanda de productos terminados, que ya sabéis qué pasa si lo voy dejando demasiado tiempo, se acumulan y no hay quien se aclare con tanto bote vacío en mi mueble del cuarto de baño!!!



1.         Limpiadora Facial ‘Amie’. Le dediqué una entrada junto con otros productos de la marca aquí. Es una limpiadora suave pero eficaz, cunde mucho y tiene un precio al alcance de todos los bolsillos. Actualmente estoy repitiendo con ella, aunque no sé si cuando la termine le daré un respiro porque el aroma a sugus de fresa que tiene me trae un poco embotada.

2.      Desodorante Biorythm Dry de Rexona. No sé si lo ha dicho alguna vez, pero yo soy de desodorantes roll – on y que además no tengan alcohol (o la proporción de éste sea mínima) o si no mis axilas dejan de ser axilas para convertirse en un auténtico campo de batalla que me declara la guerra. Éste me ha gustado bastante, pero el aroma es demasiado intenso (huele a frutas tropicales) y no me termina de convencer, por lo que no repetiré.

3.      Quitaesmalte sin acetona de Sephora. Adoro este quitaesmalte. Me ha costado mucho terminarlo porque llevo varios meses sin apenas pintarme las uñas. Lo considero un básico en lo que a quitaesmaltes se refiere y suelo repetir con él.

4.      Gel de coco de The Body Shop. Me lo regalaron en una compra que hice el pasado año y nos ha costado la vida terminarlo (hablo en plural porque incluyo a mi chico). A él no le ha gustado por su textura demasiado densa, y a mí por el olor. Me encanta el coco, pero éste en concreto olía como enrarecido y demasiado dulzón, me embotaba el olfato por completo. Obviamente, no repito!!!

5.      Acondicionador Rich Premier de Kao. De los mejores acondicionadores que he probado en mi vida. Podéis leer más de él en esta entrada. Adoro su aroma, lo suave que deja el pelo, el brillo que aporta… Repito con él segurísimo.

6.      Algodones cuadrados Maxi con Aloe Vera de Alcampo. Son unos mega – discos de algodón de forma rectangular, perfectos para desmaquillar con ellos todo el rostro. Son muy suaves y firmes, no sueltan pelusas y no se deshacen. Además son bastante económicos, perdonadme si me equivoco pero creo que me costó 1 € el paquete. Repetiré en cuanto gaste las reservas que tengo.

Y por el momento esto es todo…


¿Coincidimos en algo? ¿Cuáles han sido vuestros terminados últimamente?

Muchas gracias por seguir siempre al otro lado.

Auxi

viernes, 5 de agosto de 2011

'éCHaTe uNa MaNo', De LuSH

Buenas de nuevo!!!

Vengo a hablaros hoy de otro de los primeros productos que compré de Lush, la crema para manos “Échate una mano”.

La tenemos disponible en dos tamaños:

  • Uno pequeño que contiene 45 gramos y cuesta 6.5 €. Su formato es en botellita dosificadora.
  • Uno más grande con 100 gramos de contenido y 9.75 e de precio. En este caso la crema viene en el típico bote redondo y cilíndrico de Lush, todo en negro.

Yo me compré el primer formato porque el segundo me pareció excesivamente grande y porque el aroma, ya desde el primer momento, no me encandiló precisamente. No obstante me la llevé porque una dependienta me antepuso ésta antes que la Handy Gurugu, de la que ya os hablaré, y me dijo y redijo que era tan buena que me convenció.

En la web de Lush podemos leer lo siguiente sobre esta hidratante de manos:

“Échate una Mano está hecha de manzanilla, lavanda y miel. Es tan curativa que seguro que reparará el daño que le has causado a tu lindas manos por trabajar en el jardín, lavado los platos o en tu taller. Está llena de mucílago de linaza, aceite de almendras, manteca de karité y manteca de cacao, que tu sedienta piel va a absorber, dejándola suave al instante.

Modo de uso:

- Coge una pequeña cantidad.

- Extiéndela con un masaje por todas las manos en especial en nudillos y dorso.”

 Y la composición:


El color es rosado tirando un poco a salmón. La textura es bastante fluida y si las manos están bastante deshidratadas se absorbe más o menos bien. Digo más o menos porque a mí, que tengo las manos siempre deshidratadas, mi piel no me la absorbe por completo, me deja una especie de película grasienta que no me gusta nada y que me incomoda muchísimo. Me extraña sobremanera, pues de normal mis manos están muy pero que muy secas y castigadas debido a mi trabajo (a veces incluso se me descaman de la sequedad) y la mayoría de las cremas que les aplico se absorben de inmediato. Pero ésta de Lush no termina de penetrar por completo en mi piel. Eso sí, al rato de aplicarla, cuando ya lo he ido manchando todo de crema o he terminado retirando el exceso grasiento con un pañuelo de papel, las manos están fantásticas.

Como me deja esta sensación tan molesta, lo que decidí hacer fue emplearla de noche y ponerme encima unos guantes de algodón que tengo que compré en The Body Shop y que lo que hacen es aumentar la eficacia del tratamiento de manos. Y por la mañana tengo las manos muy suaves y bastante recuperadas. Son los que os pongo en la foto.

Lo que me tira para atrás y hace que no me plantee volver a comprarla es su aroma. No lo puedo soportar. A mí me huele a levadura de pan de esas de “masa madre”, y me da unas náuseas que no lo aguanto. Así que lo siento mucho, pero producto descartado. Una pena, porque no tiene ni parabenos ni siliconas.

Es más, se me ha hecho interminable por el aroma, los 45 gramos más largos de mi vida en una crema de manos (equiparable a los 30 ml de la prebase para rojeces de KIKO). Eso sí, la terminé.

Nada más por el momento. ¿Habéis probado esta crema? Si la habéis probado decidme qué opináis del aroma en concreto, porque mi novio dice que no olía tan mal como yo la pintaba…
Besos y hasta otra :D

miércoles, 3 de agosto de 2011

PoLVoS De SoL HoNey BRoNZe de 'THe BoDy SHoP'

Hola wap@s!!!

Voy a hablaros de mis polvos de sol de este verano: Honey Bronze de The Body Shop.

La verdad es que a mí siempre me ha dado un poco de “respeto” usar polvos de sol, porque soy bastante pálida y me cuesta mucho trabajo que el acabado quede natural. Como os he dicho alguna vez, mi piel no llega a ser blanca, si tengo que definirla diría que es blanca aunque ligeramente cetrina. La verdad es que la palabra “cetrina” no me gusta nada, suena como a “enfermo”, pero claro, no hay otra manera de definirla.

He usado polvos de sol de varias marcas, pero todos los he terminado regalando porque me dejaban un aspecto de careta increíble. Así que no estaba muy por la labor de gastar más dinero en productos de este tipo. No me traumatiza ser blanca, a ver, si es lo que soy, qué le vamos a hacer. De hecho, me pongo protección altísima si es que tomo el sol (en el rostro no bajo de 50 y porque no lo he encontrado más alto), que lo hago poco porque ya más que respeto le tengo algo de miedo a los efectos nocivos del sol. Si tengo cierta constancia en tomar el sol puedo llegar a ponerme ligeramente dorada a final de verano, pero con “constancia” entendamos tomar el sol una hora como mucho un par de días o tres a la semana. Es que además eso de tirarse sin hacer nada a “torrarse” como dicen en Valencia… pues me parece de lo más aburrido. Lo veo una pérdida de tiempo, prefiero pasear, nadar, lo que sea. Es que soy muy, pero que muy activa.

No obstante, a todas nos gusta tener un poco de buen color, y más ahora en verano. En invierno no importa tanto, a mí de hecho me da exactamente igual porque quien más quien menos está igual que yo (o sea, sin broncear). Pero ahora en veranito queda muy bien un ligero tono.

Como digo, no pensaba comprarlos, pero en una visita a “The Body Shop”, donde también adquirí la manteca corporal de nuez de Brasil por 7 € (hice una entrada sobre la misma aquí), descubrí estos polvos. Hay en cuatro tonos: 01, 02, 03 y 04. Vamos, que no se estrujaron demasiado el cerebro para ponerles nombre. Como una dependienta me vio curioseando la línea “Honey Bronze” me preguntó si quería probármelos, así que acepté. Me pasó una brocha por mentón, nariz, barbilla y pómulos y el resultado me encantó. Me miré y me remiré y al final cayeron. El tono que me llevé fue el 02, porque el 01 era como si no me hubiese puesto nada (supongo que será para más blanquitas) y el 03 me quedaba demasiado oscuro, no digamos ya cómo quedaría el 04. Me costaron 14 €.

La polvera es muy bonita. No sé si os lo he dicho, pero me encantan las polveras. De hecho, estoy locamente enamorada de la polvera de “Les météorites” de Guerlain (bueno, de los polvos también), aunque ésa es otra historia). Pero es un producto, Les Météorites, que algún día adquiriré porque llevo siglos muriéndome de amor por esa polvera (ay, qué poético que me ha quedado…).


Es redonda, de unos siete centímetros y medio de diámetro. El color es precioso, va degradando de marrón chocolate a un anaranjado-bronce muy bonito, y en el centro tiene impresas las letras THE BODY SHOP en dorado. Al abrirla encontramos un espejito y los polvos en sí, que son de color marrón claro y tienen un relieve como de panal de abejas. Han cuidado al mínimo detalle la presentación, y esto me encanta.

Os copio la lista de ingredientes: Talco, Sílice, Niló-12, Almidón de maíz (Zea mays), Dieptaonato de neopentilglicol, Crospolímero de lauril metracrilato/glicol dimetracrilato, Miristato de Magnesio, Sulfato de Bario, Escualano, Glicéridos de soya, Aceite de semilla de Marula (Sclerocarya birrea), Pentilenglicol, Acetato de tocoferilo, Manteca Insaponificable de karité (Butyrospermum parkii), Bencilo PCA, Lauroil lisina, Tocoferol, Miel. [puede contener: óxidos de hierro, Mica, Violeta de manganeso].

No he encontrado ni parabenos ni siliconas en la composición, lo cual me parece bastante positivo.

La polvera contiene 11 gramos de producto y una vez abiertos nos duran 24 meses. Está muy bien, de hecho creo que la gastaré antes porque los estoy usando a diario y me planteo la posibilidad de usarlos en invierno también, ya que el ligero tono dorado que proporcionan es muy natural, tan natural que no se nota nada que llevo polvos de sol.

También he probado a dar más pasadas en mis mejillas con la brocha de colorete y el resultado me ha encantado, porque queda la piel como si realmente estuviese bronceada sin desentonar.

Una cosa a destacar es el aroma, a mí me huele a una mezcla de chocolate y galletas Yayitas (las conocéis???). Es un olor riquísimo, una vez puestos no se nota, pero al pasarlos por el rostro con la brocha o acercando la nariz a la polvera se perciben bastante.

Hay otros productos de esta gama en “The Body Shop”, en la línea “Honey Bronze”. Podréis encontrar unos Polvos irisados (que llevan brocha incorporada y son para mejillas y cuello), un Gel Bronceador Facial, un Néctar labial y un Aceite Irisado para el cuerpo.

Estuve tentada de comprarme también los Polvos irisados para las mejillas, pero me resistí porque prefiero o aumentar las pasadas con los polvos ,como os he dicho, o emplear mis propios blushes. Es un gasto del que podía prescindir perfectamente.

Ah, son totalmente mates, no aportan nada de brillo. De hecho, hasta matifican, porque a mí a veces me sale algún brillo en la nariz y en la barbilla y con estos polvos no tengo problemas.

Y vosotr@s, ¿usáis polvos de sol? ¿Cuáles son vuestros preferidos?

Muchas gracias por pasaros y hasta pronto. Besos

viernes, 22 de julio de 2011

LaS MaNTeCaS SoN PaRa eL iNVieRNo...



Hola chic@s!!!



Como bien habréis podido adivinar, os traigo una review de una manteca corporal, en concreto de Nuez de Brasil de “The Body Shop”.
Iba a dejar esta entrada para más adelante (porque realmente iba a estrenar esta manteca cuando empezasen a bajar las temperaturas, o sea, allá para septiembre/octubre/noviembre), pero no he podido resistirme a abrirla y como deje la review pendiente se me acumulará junto con otras y no quiero

Encontré esta manteca al 50% en “The Body Shop”, y ufffff, ¿quién podía resistirse? Normalmente valen 14 €, así que me la traje por 7 €. Vamos, que ni me lo pensé (bueno, un poco sí que lo pensé, pero ni por esas me eché para atrás).
Había otras al 50 %, pero eran de papaya y de higos (si no recuerdo mal). Ya podrían haber puesto la de fresa o la de cacao (que son una auténtica pasada), pero bueno… Ésta en concreto no está nada mal. Así que vamos al lío.


El packaging es el típico de las mantecas de “The Body Shop”, una caja redonda de plástico de unos 10 centímetros de diámetro y 4 ó 5 centímetros de alto. El color en este caso es marrón chocolate. Viene muy bien precintada y la caducidad del envase una vez abierto es de 12 meses.

Cuando la abrimos encontramos la manteca en sí, que en este caso es muy espesa (ya sé que las mantecas de “The Body Shop” lo son, pero ésta en concreto me parece muy muy espesa). El color es un beige muy claro. Si os digo la verdad, a mí me recuerda al color de la sombra “Vanilla” de M·A·C.

Os copio los ingredientes que vienen impresos en el envase (y sí, ¡están en español!): Agua, Aceite de nuez de Brasil (Bertholetta excelsa), Ciclometicona, Manteca de cacao (Theobroma cacao), Manteca de karité (Butyrospermum parkii), Glicerina, Estearato de glicerilo, PEG-100 estearato, Alcohol cetearílico, Alcohol de lanolina, Fenoxietanol, Metilparabeno, Goma xantán, Propilparabeno, Alcohol bencílico, Fragancia, EDTA disódico, Caramelo.

Como habéis podido comprobar contiene tanto siliconas como parabenos.
También deciros que está indicada para pieles secas.

Al aplicarla yo cojo muy poca cantidad y la voy extendiendo por mi piel, que como ya he dicho en más de una ocasión, es algo seca tirando a muy seca en ciertas zonas (sobre todo los brazos, el tórax, codos, rodillas y glúteos). Así que insisto bien en las zonas más resecas. En mi caso, mi piel la absorbe de inmediato y no me deja sensación grasa en absoluto. Pero claro, esto es porque mi piel es seca. En pieles normales o grasas me imagino que una manteca de estas características no se absorbe ni de casualidad o lo hará muy lentamente.


Qué me ha gustado

  • Lo hidratada que deja mi piel. No me dura 24 horas pero no está nada mal, pues la piel se me queda suave durante muchas horas.
  • El aroma. Es como a frutos secos mezclados con galletas y caramelo (me sorprendí cuando vi que tenía caramelo entre los ingredientes, ya que a mí me olía a eso).
  • El contenido considerable en agentes hidratantes, como la manteca de karité, la manteca de cacao y el aceite de nuez de Brasil. Me parecen un regalo para la piel.
  • Lo bien que se extiende y lo bien que se absorbe.
  • Se necesita poca cantidad de producto para conseguir una hidratación óptima, con lo cual creo que sale muy rentable, incluso a 14 € (a mí me gustan tanto las mantecas de “The Body Shop” que siempre me resultan rentables con su precio normal y todo).

Qué no me ha gustado:
  • Contiene parabenos y siliconas (aunque se lo perdono).
  • El aroma perdura demasiado en mi piel, lo que me obliga a usarla por la noche para darle tiempo a que el olor se vaya. Si no, me mata el perfume que me ponga. Si me ducho por la mañana tengo que echar mano de otra hidratante.
  • A mi novio no le gusta el aroma. Esto no es problema de la manteca, claro, sino de mi novio, pero me dejó un poco “plof” el hecho de que no le gustara. Será que me tiene mal acostumbrada, porque siempre me está diciendo: “¡Qué bien hueles!”, mientras que cuando me la puse la primera vez no le gustó en absoluto. Sé que es un detalle sin importancia y hasta cómico, pero no podía dejar de señalarlo, jejeje.
Sí diré que ahora en verano la voy a usar poco, quizás sólo una vez por semana, porque con el calor prefiero hidratantes más ligeras y frescas aunque tenga que reaplicarme. Eso sí, para el invierno es ideal, como todas las mantecas que he probado de “The Body Shop”

Y bueno, hasta aquí puedo contaros. ¿Os gustan las mantecas de “The Body Shop”? ¿Habéis probado alguna? ¿Conocíais ésta en especial?

Besos y hasta pronto!!!