Mostrando entradas con la etiqueta Agua Termal. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Agua Termal. Mostrar todas las entradas

domingo, 13 de marzo de 2011

aVèNe eau THeRMaLe


Buenas!!!

Hoy os traigo una entrada sobre uno de mis productos favoritos, indispensables y básicos ya para mí, pues dudo que algún día lo deje de usar (tengo que encontrar otro que sea mejor, porque si no de mi estantería del baño no se mueve, jejeje).

Bueno, el producto en cuestión es la famosa Agua Termal de Avène calmante y desensibilizante para pieles sensibles (jo, qué trabalenguas!!!). Como bien dice el nombre, se trata de agua termal pura, y tal y como podemos leer en el lateral del envase ha sido acondicionada en sala estéril en el mismo manantial.

¿A quiénes va dirigida?

Está especialmente indicada para:

-          El cuidado calmante para las pieles sensibles, hipersensibles, alérgicas e irritadas.
-          Irritaciones diversas.
-          Rojeces faciales.
-          Post actos dermatológicos o quirúrgicos.
-          Tras el afeitado.
-          Eritema del pañal.
-          Eritema de la depilación.
-          Completar el desmaquillaje.
-          Fijar el maquillaje.
-          Después de practicar un deporte.
-          Refrescar nuestra piel en verano.
-          Llevarlo de viaje ante cualquier necesidad.

No obstante se puede usar también como tónico facial, para todo tipo de pieles, ya que ni engrasa, ni resaca, ni nada de nada. Así que no hay excusa, es un complemento universal en nuestra rutina diaria de belleza.

Composición y características

Como buena química de formación (aunque de corazón soy más bien otras cosas) que soy os cuento la composición en minerales en mg/L que podemos encontrar en esta Agua Termal:

-          Iones hidrocarbonatos 226,7 mg/L.
-          Iones sulfatos 13,1 mg/L.
-          Iones cloruros 5,4 mg/L.
-          Iones Calcio (II) 42,7 mg/L.
-          Iones Magnesio (II) 21,2 mg/L.
-          Iones Sodio (I).
-          Boro 220 microgramos/L.
-          Zinc 20 migrogramos/L.
-          Cobre menos de 5 microgramos/L.
-          Cadmio 2 microgramos/L.

A lo mejor todo este chorro de elementos y compuestos químicos a la mayoría le ha sonado a chino, pero bueno, yo os lo resumo en lo siguiente: esta agua está poco mineralizada pero es muy muy rica en oligoelementos, y es precisamente por estas dos características excelente para el cuidado de la piel sensible. Los oligoelementos que contiene (que son hierro, cobre, zinc, flúor, plasta y magnesio) y los silicatos hacen que quede sobre la piel una película protectora y suavizante.

Otro dato a destacar es que tiene un pH de 7.5. ¿Qué significa esto? Bueno, para quienes no lo sepáis, os diré que la escala de pH va de 0 a 14, siendo el 7 la neutralidad. Valores inferiores a 7 indican un pH ácido (el pH de nuestra piel, por ejemplo, es de 5.5 en términos medios, lo cual la sitúa en valores ácidos), mientras que valores superiores a 7 nos dan pH básico. Esta agua termal tiene un pH casi neutro.

Por otro lado decir que las propiedades calmantes y desensibilizantes del Agua Termal de Avène han sido probadas y testadas por numerosos trabajos científicos, así que nos podemos fiar de su pureza y efectividad.

Modo de empleo.

En el envase, que viene precintado en plástico, encontramos un pequeño folleto donde nos explican todas las cosas que os he contado y más (como la historia del Agua Termal de Avène, otros productos de la gama, etc…). Pero es en el mismo envase donde encontramos el modo de empleo: “Vaporizar una fina bruma sobre la piel y dejar actuar unos instantes antes de secar delicadamente”.

Bueno, pues he de confesaros que yo no hago eso exactamente. Lo que yo hago es vaporizarlo como una bruma, eso sí, pero luego no lo seco ni con toalla ni con algodón ni con nada. Yo dejo que se seque en mi piel por sí sólo. ¿Por qué? Pues porque la hidratación, la sensación de frescor y el alivio que me proporciona se prolongan durante más tiempo. A mí me gusta hacerlo así, pero bueno, para gustos los colores…

Formatos.

Lo encontramos en formatos de 50, 150 y 300 mL. Yo actualmente tengo el de 150, porque aunque me compré una vez el de 50 lo gasté enseguida y no me compensó. Sé que es perfecto para llevarlo en el bolso, pero claro, eso es para salidas ocasionales, yo al trabajo me llevo el de 150 que lo utilizo varias veces y ya está. El de 300 no lo he tenido nunca, más que nada porque es bastante grande, aunque ahora como tengo que aplicármela varias veces al día quizá adquiera el de 150 para llevármelo en el bolso y el de 300 para dejarlo en casa. Porque sí que lo uso…

Precio.

El de 50 mL lo he visto a 2.95 €. El de 100 mL a mí me cuesta 6.95 €.
El de 300 mL no me lo sé, pero creo que ronda los 10-12 €. Vamos, pasa como con todos los productos, cuanto más grande, más económico porque más notamos el ahorro.

Mi opinión sobre este producto.

Es un producto excepcional. A mí personalmente me encanta. Siempre he tenido la piel algo sensible, aunque la verdad es que no me preocupaba, simplemente tenía cuidado de probar los productos primero en una pequeña zona de mi piel a ver cómo reaccionaba ésta y luego si no me hacía daño pues lo aplicaba sin más miedos. Pero ahora tengo más problemas. En realidad hace dos o tres meses que mi piel está mucho más sensible y requiere más cuidados y que tenga más cuidado con lo que me pongo (perdón por las repeticiones).

¿Por qué? Bueno, es una historia un poco larga. Para resumir un poco, os diré que por culpa de esta crisis tan inmensa y tras muchos meses de buscar trabajo de alguna cosa de las que he estudiado (química, calidad, medio ambiente y prevención de riesgos, ya os detallaré algún día la historia de mi vida, jejeje) o de las que tengo experiencia (profesora, azafata de idiomas e imagen, atención al cliente o dependienta) me vi en el aprieto de solicitar un puesto de trabajo que no tiene nada que ver con todo lo anterior. Y, contra lo que esperaba, me cogieron. Voy a llamarle “empresa X” porque no sé si debo poner el nombre, me da algo de cosa, pero bueno… El caso es que ahora trabajo a turnos, sector hostelería, el sistema de extracción del sitio X es pésimo, sufro constantes cambios de temperatura (calefacción, aire acondicionado, aire exterior, neveras, congeladores, cocina…), trabajo con productos de limpieza algo agresivos, y eso lo ha notado mi piel de manera drástica.

Con lo cual las rojeces que antes en mi piel eran un tono ligeramente rosado en nariz y mejillas con los cambios de temperatura, ahora del estrés, del ambiente y de los fuertes contrastes frío/calor se ha convertido en un rojo persistente desde que entro a trabajar hasta que salgo, llego a casa, me ducho, le aplico los cuidados y me voy para la cama, que ahí ya está casi normal, hasta por la mañana, que está normal, sólo me pongo sonrosada si salgo a la calle.

El Agua Termal de Avène me calma muchísimo. Me vaporizo mientras estoy trabajando varias veces al día, cuando voy al servicio aprovecho y tras un par de vaporizaciones me alivia enormemente la rojez, la tirantez y la sensación de ardor. No es el único cuidado que le doy a mi piel para las rojeces, pero eso ya os lo contaré más adelante.

¿Lo recomiendo?

Siiiiiiiiiiiiiiii, sin lugar a dudas. Tengáis el tipo de piel que tengáis, el Agua Termal de Avène nunca viene mal. Refresca, suaviza, hidrata, calma… Si se os irrita la piel después de la depilación, o incluso tras tomar el sol, es muy beneficiosa.

Bueno, hasta aquí esta super-entrada, si es que cuando me pongo, me pongo, jejejeje.

¿Habéis probado este producto? ¿Qué opináis de él? ¿Usáis alguna otra cosa para las pieles con rojeces?

Muchos besos y hasta pronto