jueves, 19 de diciembre de 2019

Base de maquillaje: Lock-it Foundation de Kat Von D


Os tengo que confesar que la base que os voy a reseñar hoy fue uno de esos productos que compré por culpa de Youtube y del mundo blogger. Sinceramente, la ‘Lock – It’ Foundation de Kat Von D es una de esas bases de las que hace años huía como de la peste. Pero se unió un ataque repentino por probar bases de acabado mate y tener alguna base más con cobertura alta, a que se la vi a un par de youtubers de esas de las que me fío y me fue calando hondo. Hasta que en una de las ventas privadas de Sephora me dio el pálpito y se vino a casa.


No os voy a hacer spoilers, tendréis que continuar leyendo para saber si esta cubriente base de maquillaje caló en mi corazón o no…




Descripción

Este fondo de maquillaje líquido promete conseguir una tez de aspecto totalmente uniforme. La marca nos dice que basta una sola dosis para unificar toda la tez, acabar con los brillos y borrar las manchas. Se trata de una base de maquillaje con una altísima concentración de pigmento: el 21%, lo que hace que tenga un poder de cobertura muy elevado.


Sus características principales, por tanto, son:

-      Alta pigmentación para aportar una cobertura total.

-      Formulada con emolientes ricos, polvos matificantes y pigmentos tratados.

-      Reduce la visibilidad de los poros y de las líneas finas.

-      Promete ser capaz de soportar el calor, la humedad y el agua durante 24 horas.

-      El acabado es aterciopelado y mate, promete evitar las arrugas y suavizar la piel.

-      Es resistente al roce, es decir, la marca nos asegura que no hay transferencia.

-      Dice ser apta para todo tipo de pieles.



Ingredientes

A destacar de sus ingredientes que está formulada sin aceites y que no lleva perfume. Eso sí, es una fórmula muy rica en siliconas de diverso tipo y procedencia, y aunque lleva glicerina que actúa como hidratante, está a mitad de fórmula y no es que se note mucho en el acabado final. Aquí os dejo la lista completa de los ingredientes:


Textura

Como os habréis podido imaginar, la textura de la base es muy densa al ser tan cubriente y pigmentada.



Es de esas bases que agradecen que las trabajemos con esponja, aunque por supuesto podemos emplear brocha, todo dependerá del acabado que queramos conseguir. Tanto con brocha como con esponja, el acabado es bueno, sólo que a mí personalmente me gusta más cómo queda con esponja porque queda un aspecto de piel más “hidratada”.



Packaging

El packaging es totalmente acorde a la estética de Kat Von D: elegante con un punto gótico y agresivo, es un producto que dan ganas de tenerlo expuesto en el tocador de forma permanente.


El bote es de plástico duro y el sistema de extracción es de pump y además es higiénico a más no poder. Trae además un “tapón” para proteger el dispensador de coger suciedad, polvo, etc… Algo muy destacable es que tiene ese sistema tal que conforme vamos gastando producto, va subiendo el final del émbolo, de tal forma que podemos aprovechar hasta prácticamente la última gota de base.



Contiene 30 mL como la gran mayoría de las bases.

Hasta donde sé, en España hay disponibles 28 tonos.



Precio y dónde comprar

Esta base de maquillaje cuesta 35,50 € y la podéis encontrar en tiendas Sephora, corners Sephora de El Corte Inglés que dispongan de un mueble para Kat Von D y también en Sephora on – line.



Resultados y swatches

Bueno, partamos de la base de que cuando me la compré pensé que me había equivocado de tono estrepitosamente, cosa que nunca jamás me había pasado con una base porque siempre las pruebo y re – pruebo en tienda (y si me han dado muestra previamente, en casa) primero.

Hace unos años, con la nomenclatura de bases M·A·C se me metió en la cabeza (o me metieron) que mi subtono de piel era amarillento, la gama NC. Y, si bien es cierto que en las bases de M·A·C soy NC porque no tengo subtono rosado para nada, tampoco puedo decir que mi subtono sea amarillo de manera evidente. Con el paso del tiempo he ido comprobando que mi subtono es bastante neutro. Por tanto, me dirigí a la gama de tonalidades neutras que tiene esta base. Me probaron en tienda el tono Light 42 (porcelana clara con subtono neutro) y el Light 45 (Beige con subtono neutro). Me vi claramente demasiado subido el Light 45, hacía un contraste terrible con mi cuello y la misma dependienta de Sephora me dijo que el mío era el Light 42 (con el cual no me vi ningún tipo de corte al probarlo en la mandíbula). Además le di de referencia las dos últimas bases que había comprado con anterioridad (Born This Way de Too Faced en el tono ‘Snow’ y la Pro Filter de Fenty Beauty en el tono 150).

En definitiva, que cuando en casa me la probé me llevé las manos a la cabeza porque me veía la cara demasiado blanca, demasiado pálida. Pero, curiosamente, no había ningún corte con el cuello y el escote, era mi tono de piel. ¿Qué pasaba entonces? Pues sencillamente que la cobertura era tan alta que me hacía un efecto máscara de porcelana con el que no estaba acostumbrada a verme. Aquella primera vez apliqué un pump completo. Con un uso tras otro he ido aprendiendo que necesito poquísima cantidad de la base para unificar mi tono de piel y conseguir una cobertura óptima sin dejarme ese efecto máscara que me aterrorizó la primera vez que la usé y que me hizo pensar que la había liado parda eligiendo el tono. Con apenas medio pump tengo para todo el rostro y, eso sí, tengo que trabajarla con esponja, con brocha me queda demasiada cobertura y me sigo viendo muy artificial.

Es una base que compré en pleno invierno pero con vistas a utilizarla especialmente en verano en las ocasiones en las que tuviera que aguantar maquillada muchas horas sin posibilidad de grandes retoques, por ello he esperado varios meses hasta poder hacerle review exhaustiva.

Aquí os dejo una foto del antes y el después en este lado del rostro con la cantidad que os he comentado:


El caso es que recién aplicada deja una piel preciosa, o al menos a mí me lo parece.

Ahora bien, vamos a analizar las promesas que hace esta base para rebatir si las cumple o no:

-      Cobertura total: doy fe de que la cobertura es altísima. Total del todo no sé, porque no tengo grandes imperfecciones ni manchas exageradas que requieran una cobertura absoluta, pero en mi caso, con la pigmentación que tiene, lo cubre todo, me deja el rostro que parezco, literalmente, una geisha.

-      Reduce la visibilidad de los poros y de las líneas finas: rotundamente no. Recién aplicada sí, por supuesto, deja una piel de porcelana perfectísima. Pero con el paso de las horas tengamos en cuenta que es una base cubriente, muy cubriente, lo que se traduce en que su capacidad de hidratación, por más ingredientes emolientes que digan haberle puesto, es limitada. Así que a la que tengamos ciertas zonas secas se nos van a marcar las líneas de expresión que tengamos. En el caso de los poros a mí al menos me los remarca con el transcurso de las horas y es una característica que no me gusta nada de la base. A nadie le gusta que un producto le acentúe sus líneas de expresión.

-      Promete ser capaz de soportar el calor, la humedad y el agua durante 24 horas: Aguanta muy bien el paso de las horas, 24 horas no la he probado pero unas 10 – 12 sí. Y bueno, intacta tanto tiempo no se queda. Me salen brillos en mis zonas problemáticas a las 5 – 6 horas (como con la mayoría de las bases), así que eso de que es inalterable, no. Que aguanta bien el tipo y dura muchas horas: sí. En cuanto al calor, no aguanta tan bien como esperaba en función de sus características, se me empieza a derretir igual que otra menos cubriente y más hidratante.

-      Promete evitar las arrugas y suavizar la piel: también un NO como una casa. Repito que remarca las arrugas de expresión con el paso de las horas, y suavizar la piel recién aplicada sí, pero a las horas si tenéis la piel seca o deshidratada lo vais a notar y mucho.

-      No hay transferencia: en mi caso sí transfiere. He manchado camisetas (mías y de mis hijos) con ella puesta, incluso sellada con polvos. Algo que me da mucha rabia, porque si me prometen que no va a haber transferencia es un detalle que sí me gustaría que cumpliese. Se puede comprobar simplemente pasando un tissue por el rostro. Añadir que con el calor, la transferencia es mayor, cosa que buscaba encarecidamente que evitase y no ha sido así.

-      Dice ser apta para todo tipo de pieles. No estoy de acuerdo. Para pieles grasas y mixtas con la zona T bastante grasa creo que puede funcionar muy bien. Mi piel es mixta deshidratada y mis zonas “secas” las “reseca” muchísimo. Por otra parte no creo que sea una opción adecuada para pieles maduras, con líneas de expresión o arrugas directamente, porque las va a remarcar con el paso de las horas y no, no queremos eso.


En definitiva puedo decir que es una base que no me gusta para utilizarla sola, pues he aprendido con el paso de los meses a hacer mezclas fantásticas con ella para conseguir los resultados que a mí mejor me vienen. Os dejo dos mezclas que hago con ella por si os ocurre lo que a mí y os sirve de ayuda:

-      La mezclo con la Face and Body de M·A·C en proporción 1:1. Mi tono de Face and Body es el C1 y aun así me queda algo subido y demasiado amarillento, sólo me va bien en verano, lo que hace que tenga que mezclarla con la Face and Body blanca para aclararla. Al mezclarla con esta base tan concentrada en pigmento, el tono amarillo se neutraliza bastante y a la Lock It le rebajo la cobertura, dejando un acabado súper chulo en la piel.

-      Mezclo un pump de la ‘Lock It’ Foundation con un pump de la ‘Naked Skin One and Done’ de Urban Decay, un pump de la bb cream ‘Missha Perfect Cover’ y un poco de iluminador líquido ‘Copacabana’ de NARS. Es la mezcla que más me gusta y el resultado me parece maravilloso: cobertura media – alta, piel luminosa… Me encanta. Eso sí, se mantiene la transferencia. Lo que hago en este caso es hacerme la mezcla en un tarrito, hago para varias veces y la guardo bien cerrada para que no se estropee.



En esta ocasión no os voy a hacer un resumen de lo que me gusta y no me gusta porque creo que ya está resumido en la entrada completa, pero en definitiva os aseguro que no es una base que me volvería a comprar. Sigo en la búsqueda de una base de alta cobertura, que dure intacta (o casi) mis ocho horas de jornada laboral, que no transfiera y que no me remarque cada puñetera línea de expresión que ya voy teniendo (que una ya cuenta con cierta edad…).

¿Alguna recomendación? ¿Habéis probado esta base?



Muchas gracias por vuestras lecturas y comentarios,



Auxi

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es único e irrepetible. ¡Muchas gracias!

Te recuerdo que me reservaré el derecho a eliminar cualquier comentario que incumpla lo indicado en el Aviso Legal y la Política de Privacidad, puedes leer ambos pinchando arriba a la derecha en la columna