lunes, 5 de agosto de 2019

Rosa Arctica Light de Kiehl's


Me ha pasado ya varias veces encontrarme con reviews de productos perfectamente redactadas a la espera de que yo tuviese un hueco de editarlas en condiciones, y hallar el momento idóneo para publicarlas entre tanta magnitud de cosas de las que quiero hablar. Para luego olvidar por completo que tenía ahí ese material ya escrito, ya hecho, con sus fotos hechas y mi opinión formada si, como en el caso de hoy, el producto en sí no lo he gastado una sino cuatro veces. Y, lo peor, encontrarte con que tienes una review completa pero en ese momento NO ESTÁS USANDO EL PRODUCTO.




Puestos en antecedentes, hoy os voy a hablar de una crema hidratante de Kiehl’s que me gusta muchísimo y que actualmente no estoy utilizando pero bueno, me lo perdonáis, ¿no?




Rosa Arctica Light de Kiehl’s es, como su nombre indica, la versión ligera de su hermana mayor Rosa Arctica. De esta última probé un par de muestras y me resultó excesivamente pesada y mantecosa para mi piel mixta, por lo que deduzco que será idónea para las pieles secas y muy secas.

Kiehl’s dice de ella que es una crema regeneradora que ayuda a que la piel luzca más joven y radiante gracias a sus nutrientes que hidratan, reducen la apariencia de las líneas de expresión y ayudan a que la piel se sienta más firme.

Sus ingredientes principales son:

Flor de la Resurrección: una planta capaz de sobrevivir hasta 31 meses en condiciones de deshidratación extrema y que vuelve a la vida en cuestión de horas cuando las condiciones naturales se restauran. Ayuda a “encender” la capacidad de la piel para volver a una apariencia juvenil.

Extracto de abedul blanco: un ingrediente derivado del azúcar con gran capacidad para restaurar la hidratación y nutrientes de la dermis y epidermis.

Glicerina: un ingrediente archiconocido y ampliamente utilizado en cosmética. Es una solución humectante y emoliente que absorbe la humedad del aire para ayudar a los productos a conservar su hidratación.

Vitamina E: también muy utilizada en cosmética y conocida por sus propiedades antioxidantes e hidratantes.



Tiene una textura que engaña a la vista, parece densa, pero realmente es una especie de gel – crema que se funde muy bien con la piel aportando muchísima hidratación y absorbiéndose de inmediato dejándola elástica, hidratada y suave al tacto:





El aroma no es lo más agradable del mundo. En diversos sitios he leído que huele a lavanda pese a no llevar perfume, pero a mí sinceramente me huele a una mezcla de plástico sintético, ya sabéis que yo para los olores soy bastante especialita y muy de mi padre y de mi madre. No me molesta mucho, pero soy una persona muy sensorial en lo que a cosméticos se refiere y el aroma es un punto bastante importante para mí en un producto en concreto.

Como veis el packaging es el clásico en tarro… no lo más higiénico del mundo pero estéticamente son lo mejor, en mi opinión.




Considero que es una crema ideal para pieles mixtas – deshidratadas como la mía. Quizá para pieles grasas sea demasiado rica en nutrientes, pero si es vuestro caso podéis acercaros a pedir una muestra para ver si os  funciona en vuestra piel.

Contiene 50 mL y su precio es de 59 €, es el típico producto que sólo repongo en los Friends and Family que celebra la marca donde hacen un 20% de descuento. Podéis encontrarlo en boutiques Kiehl’s.

¿Mi experiencia con este producto? Bueno, si he llegado a gastar hasta cuatro frascos de esta crema es porque me gusta bastante cómo me deja la piel, más teniendo en cuenta que no se trata de un cosmético precisamente barato.

En hidratación es fantástica, nada que envidiarle a mi amada Ultra Facial. Aunque a igualdad de condiciones, si es sólo para hidratar, me quedo mil veces con Ultra Facial porque es mucho más económica.

No obstante, en las temporadas que la he utilizado he notado la piel más firme, como más rellena, más “gruesa” por así decirlo. Se me descamaba menos en mis rachas de deshidratación y me notaba la piel suave, con el tono más uniforme. En el tema arrugas, bueno, como digo siempre, las mías son de expresión, mientras no vayan a más yo me conformo.

Quizás por su textura tan ligera y fundente he necesitado más cantidad de producto que en el caso de otras cremas, por lo que si un frasco de 50 mL usándolo sólo una vez al día me dura de normal unos 6 meses, en este caso eran unos 4 meses con algo lo que tardaba en gastarlo.

De momento no voy a repetir con ella porque quiero probar otros productos. Eso sí, como tratamiento nocturno  en los meses más fríos del año o diurno en otoño y primavera. No es una crema que me guste utilizar en verano (e irónicamente voy yo y os la reseño en agosto, no me digáis que no estoy sembrada…).

¿La conocéis? ¿Qué cremas hidratantes con propiedades anti – edad utilizáis?

Besos miles y hasta la próxima entrada,



Auxi

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es único e irrepetible. ¡Muchas gracias!

Te recuerdo que me reservaré el derecho a eliminar cualquier comentario que incumpla lo indicado en el Aviso Legal y la Política de Privacidad, puedes leer ambos pinchando arriba a la derecha en la columna