lunes, 22 de julio de 2019

Mi opinión sobre Bio-Oil


Os confieso que tengo un producto muerto de risa en mi cuarto de baño desde el embarazo de mi segundo hijo (es decir, hace ya más de dos años que no lo toco). No es una “intro” muy alentadora para animaros a continuar leyendo, pero si alguna embarazada ha aterrizado por estos lares buscando productos para prevenir y tratar las estrías, lo mismo le interesa.




Seguro que muchas habéis oído hablar, o habéis leído alguna reseña, del famoso Bio – Oil. Yo lo descubrí en el embarazo de mi primer hijo, os conté un poco sobre él en un post dedicado al tema estrías en el embarazo, pero no tenía hecha su reseña. Y el otro día me topé con él dispuesta a darle uso para gastarlo y pensé… lo mismo mi opinión y mi experiencia con él le sirve a alguien. Así que vámonos que nos vamos.

Bio – Oil es un producto que yo para nada pensaba comprar allá por el 2013 – 2014 cuando me quedé embarazada de mi primer hijo. Pero me regalaron varias canastillas, las típicas cajitas de cartón llenas de muestras diversas (pañales, cremas para el culito que aún tengo varias docenas guardadas en los cajones, sobrecitos de papillas de cereales petados de azúcar, leche de continuación muchas cargadas de porquería industrial…). Pero en una de ellas me sorprendió la presencia de un botecito de Bio – Oil en tamaño original de 60 mL. Pensé, ostias Pedrín, qué nivel, ¿no?




Por aquel entonces creo que estaba en el último trimestre de mi primer embarazo y utilizaba Velastisa y Aceite de Almendras de Weleda mañana y noche. Así que sustituí el Aceite de Weleda matutino por un masaje con Bio – Oil.

Bio – Oil es un aceite multiusos pensado para tratar simultáneamente la prevención de las estrías, atenuar cicatrices, mejorar las manchas cutáneas, ayudar a la piel deshidratada y prevenir el envejecimiento de la piel. Todo a la vez.

Es decir, podemos utilizarlo tanto para el cuerpo como para el rostro. Aunque yo para el rostro ya os digo que no lo he utilizado porque lo veo demasiado oleoso para esta zona. Demasiado.

Os digo desde ya que sus ingredientes, aunque lo vendan como algo “bio” y novedoso, no son nada del otro jueves. Su ingrediente principal es la parafina líquida, que menudo chasco me llevé cuando me leí la lista por primera vez. Pero leí buenas experiencias por internet y me decidí a utilizarlo pese a que los ingredientes, como digo, no son precisamente “bio”. A caballo regalado…

Sí, contiene algunos ingredientes interesantes, pero no en primera posición y además están todos sumergidos en el seno de la parafina líquida. Así que eso de que lo vendan como un producto natural me mosquea bastante. Pero bueno, vayamos a los ingredientes, os dejo aquí la lista:




Destacar entre ellos:

Vitamina E: que ya sabemos que es un potente antioxidante que mantiene la piel saludable y la protege de los efectos de los radicales libres causantes del envejecimiento cutáneo.

Vitamina A: que favorece la formación de colágeno y contribuye a la renovación de la piel.

Aceite de Romero: de propiedades calmantes y antisépticas.

Aceite de Caléndula: un excelente regenerador celular que calma y protege la piel sensibilizada y/o agredida.

Aceite de Lavanda: utilizado para calmar la piel y de propiedades antisépticas.

Aceite de Camomila: usado como antiinflamatorio.

PurCellin Oil: su ingrediente “estrella”, un éster que ayuda a retener el agua en la piel.

Eso sí, debo destacar que no contiene parabenos y que es totalmente cruelty – free.

Como veis es un aceite de color anaranjado pero transparente, de textura aceitosa pero sorprendentemente fluida que se extiende y se absorbe con relativa facilidad sin llegar a ser un aceite seco:




El packaging es medianamente cómodo aunque hay que ir con cuidado para no pasarse sacando la cantidad y sí, se guarrea un poco la boquilla.




Hay dos tamaños de venta, uno de 60 mL (con un precio de unos 11 – 12 euros)  y el otro de 125 mL por aproximadamente 20 euros.

El que veis en las fotos es el que me compré para el embarazo de mi segundo hijo porque pensé aquello de “caballo grande, ande o no ande”. Hoy la cosa va de caballos.

Y no, no pensaba volver a comprarlo. Prefería, sinceramente, el aceite de Weleda que es completamente natural.

Y me diréis, ¿por qué lo compraste? Pues lo compré porque el condenado, pese a ser un concentrado de parafina donde nadan otros ingredientes, al menos en mí, funcionó. Y como me funcionó en el primer embarazo, cuando me quedé del segundo me entraron los comederos de tarro de las embarazadas, porque sí, al menos en mi caso cuando he estado embarazada me entran mil dudas. Es una situación en la que te vuelves bastante vulnerable, tu cuerpo se deforma y estiras por bastantes sitios… Y no me la quise jugar porque claro… ¿y si resulta que fue Bio – Oil el producto definitivo que ayudó a que no saliesen estrías en el tercer trimestre? ¿Y por cabezona y “natural” me salían en éste?

Así que repetí con él por un simple “por si acaso” y “porque como me salgan estrías por no haber usado Bio – Oil me tiro de los pelos”. Tal cual. Cosas de embarazadas.

Y no, no salieron estrías. No es que me sienta orgullosa de ello, pero en la tripa no tengo ni una estría. Tengo estrías viejunas de mi etapa adolescente cuando estiré y estiré cual cuello de jirafa, en las caderas, el culete y las corvas. Contra esas, blanquecinas y ya cicatrizadas, no puede hacerse gran cosa con cosméticos. Pero en el embarazo me libré. Y eso que por  genética me tocaba porque mi pobre madre tiene la barriga llena, pero completamente llena, de estrías de sus dos embarazos.

Y ya, (esto a título personal que no suelo compartir muchos datos personales, pero ahora toca) hemos decidido no tener más hijos. Pero os aseguro que si hubiésemos decidido lo contrario y nos hubiésemos planteado un tercer futuro embarazo, os digo que repetiría con los mismos productos. Y Bio – Oil, pese a parecerme un producto un poco “robo” y de publicidad algo engañosa, estaría entre ellos.

¿Lo habéis probado? ¿Qué productos utilizáis o habéis utilizado para prevenir las estrías?



Besos miles y nos leemos en la próxima entrada,



Auxi

1 comentario:

  1. Yo al ver parafina ni lo pruebo, lo que atenua las cicatrices y estrias es aceite de rosa mosqueta, prefiero usarlo para cara y cuerpo, aunque las viejas estrias que tengo casi ni se ven, no veo la necesidad de usar nada :) Pero me alegro que estas muy bien despues de tener 2 niños y nada de estrias.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Tu comentario es único e irrepetible. ¡Muchas gracias!

Te recuerdo que me reservaré el derecho a eliminar cualquier comentario que incumpla lo indicado en el Aviso Legal y la Política de Privacidad, puedes leer ambos pinchando arriba a la derecha en la columna