jueves, 27 de junio de 2019

C'est fini XXXIX


Vamos hoy con una nueva tanda de productos terminados, firme en mi propósito de parar la acumulación y ponerme al día con estas entradas. Que nunca lo consigo, oigan, pero el propósito ahí está…


En este caso son nada más y nada menos que 14 productos de cosmética y maquillaje, así que vamos a por ello!!




En primer lugar tenemos una minitalla de la famosa prebase de sombras Eyeshadow Primer Potion Original de Urban Decay. De la cual me alegro mucho de haber gastado la minitalla en lugar de lanzarme a ciegas a comprar la original porque así he podido saber si me merece la pena o no.


Y no, oigan, no me merece la pena. Según Urban esta prebase va a fijar las sombras el tiempo que queramos y más, les va a dar más intensidad y va a evitar los pliegues.

No suelo tener mucho problema de pliegues porque mi párpado no es graso, pero sí que los suelo tener en duración y en intensidad según qué sombras. No he notado una diferencia espectacular de esta prebase con respecto a otras que ya he probado y, desde luego, no desbanca a mi favorita Shadow Insurance de Too Faced.

¿Repetiría? No.



Otro terminado es un archiconocido ya en el blog, el famoso sérum SubQ Anti Age de Hylamide. Ya sabéis que es uno de mis sérums favoritos y, aunque le ha salido un duro competidor (el Low Molecular HA de la misma marca) sigue teniendo un puesto de honor en mi corazoncito.


Se trata de un sérum de tecnología muy avanzada y pensado para una rehidratación profunda de la piel  y una reducción visible de las arrugas e irregularidades de la misma. En mi caso, más que una mejora en el tema arrugas lo que sí he notado siempre es una hidratación más que óptima de la piel. Con su uso siempre me he visto la piel más bonita, mejorada, más suave, con más luz. Es un sérum que engancha.

¿Repetiría? Sin duda.



Aquí una minitalla de la famosa máscara Perversion de Urban Decay. Realmente tengo tres minitallas gastadas, pero guardé sólo una en la bolsa de productos terminados. Se trata de una máscara de pestañas alargadora y voluminizadora, prometiendo conseguir unas pestañas más largas y más gruesas a la vez que realza el rizo y las hidrata.


Esta máscara posee una fórmula de alta tecnología que trabaja para dar volumen, alargar, rizar y extender hacia fuera las pestañas, gracias al cepillo moldeado y con una forma exclusiva. Posee cerdas que se envuelven alrededor de su punta, por lo que son perfectas para sacar hacia fuera las diminutas pestañas inferiores y así poder llegar hasta las esquinas más “inaccesibles”.

Gracias al buen resultado que conseguí con las minitallas me lancé con el tamaño original y debo decir que no obtuve los mismos resultados. Me fue muchísimo mejor con las minitallas.

¿Repetiría? Con las minitallas sí, con la talla original no.



El ungüento de oliva de Ziaja fue uno de esos descubrimientos low – cost de hace algunos años. Puede utilizarse en las zonas más secas del cuerpo (codos, rodillas, manos y talones) pero yo sinceramente lo compré para nutrir y proteger mis labios.


Si bien no puedo decir que fuese un producto que aportase mucha nutrición a mis labios sí que es perfecto para proteger, en ese sentido no tengo ninguna queja de él.

¿Repetiría? Hay otros productos que me funcionan mejor, pero para el precio que tiene está fenomenal, puede que repitiera.



La mascarilla BB Seaweed de Lush fue una de esas compras que haces porque no hay en stock lo que has ido a buscar y te llevas otra. Lo que nos dice Lush de este producto es: Una mascarilla facial fresca de efecto calmante hecha con algas frescas, almendras molidas, absoluto de rosa y aloe vera para reparar y suavizar la piel. También usamos aceite de romero por sus propiedades regeneradoras, caolín para absorber el exceso de suciedad o grasa, y copos de maíz para exfoliar delicadamente el exceso de pieles muertas mientras la retiras.


Es una mascarilla que equilibra mucho la piel y además la calma. La exfoliación que ejerce no irrita en absoluto, yo tengo la piel bastante sensible y no he notado ningún tipo de reacción al utilizarla. Más al contrario, como os digo la piel queda con una sensación de confort muy buena. No notaba hidratación con su uso, pero tampoco sequedad ni tirantez: equilibrio es la palabra que mejor define la sensación que se me quedaba cuando la usé.

¿Repetiría? Probablemente.



Dos de los productos más caros que se habrán paseado por productos terminados y también por mi blog son estos dos de M2Beauté: Eyelash Activating Serum y Eyezone Conditioning Care Complex.



Eyelash Activating Serum es el best – seller de la firma. Actúa sobre la raíz de las pestañas, alargando la fase de crecimiento y retrasando su caída, de tal forma que las nuevas pestañas crecen más largas, densas y curvadas. La eficacia de su fórmula se basa en el principio activo MDN: estimula la raíz de las pestañas, favorece su crecimiento y fortalece las ya existentes, con total seguridad.

Eyezone Conditioning Care Complex es un complejo acondicionador revitalizante que fortalece las pestañas y las cejas dejándolas saludables, sedosas y brillantes. Fomenta el desarrollo del colágeno, evita la degradación del ácido hialurónico y combate los radicales libres.

Los resultados en el caso del sérum para las pestañas son impresionantes. El Eyezone Conditioning Care Complex me parece un buen producto, sin más pretensiones, pero lo verdaderamente espectacular es el Eyelash Activating Serum. Nunca he tenido las pestañas tan largas, espesas y bonitas como cuando he utilizado este sérum. Eso sí, una vez dejé de utilizarlo mis pestañas volvieron poco a poco a su estado mustio y del montón de siempre.

¿Repetiría? Con el Eyelash Activating Serum sin duda alguna, si pudiera permitirme el precio que tiene.


Vamos con una crema de manos de Kiehl’s que nunca conseguí terminar. Se trata de Ultimate Strenght Hand Salve, un producto que ayuda a proteger la piel y a reparar la sequedad por la falta de cuidados o la exposición a elementos dañinos. Permite a la piel absorber el agua del aire para formar una barrera protectora similar a un guante que evita la pérdida de hidratación. Contiene además una combinación de aceites vegetales y cera natural de aceite de oliva para calmar, hidratar y acondicionar la piel.


A mí ni fu ni fa, sino todo lo contrario. Pasó por mi tocador sin pena ni gloria y por culpa de su olor mentolado se me hacía un mundo utilizarla. Cierto es que se absorbía relativamente rápido sin dejar sensación “pringosa” ni residuo sobre la piel, pero el olor no me gustaba y tampoco notaba una reparación y nutrición intensivas, por lo que me costó mucho acabarla, lo admito.

¿Repetiría? Ni en sueños.



Del siguiente producto no sé ya la de botes que llevo gastados y repito una y otra vez con él. Se trata del desmaquillante bifásico para ojos 2 en 1 de Garnier:


Promete retirar todo el maquillaje que llevemos, incluso el waterproof. Es apto para ojos sensibles ya que es muy suave y promete también fortalecer las pestañas ya que contiene arginina de origen natural.

La capa morada es la oleosa y la transparente la acuosa. Al agitarlo se convierte en un líquido morado claro que hay que usar rápido porque la verdad es que las capas tienen una facilidad tremenda para volver a separarse.

¿Cumple lo que promete? Con creces. No irrita, no reseca, se lo lleva absolutamente todo con relativa facilidad y encima es económico (ronda los 3 – 4 € según dónde lo encontremos).

¿Repetiría? Indefinidamente.



Este fotoprotector de ISDIN, HydrO Lotion fue todo un descubrimiento hace un par de años en mi búsqueda incansable de un protector solar que nos gustase tanto a mi marido y a mí, que somos un poco “especialitos” con el tema absorción.


Protege gracias a su avanzada formulación bifásica frente a los rayos UVA y UVB con su SPF50+. Por otro lado, también oxigena, gracias a su contenido en SepitonicTM aumenta la oxigenación de la piel promoviendo la reenergización y regeneración celular tras el estrés producido por el sol.

Además de estas dos funciones, hidrata la piel y promete un secado inmediato sin dejar residuos.

Como dato importante es apto para pieles sensibles y no contiene alcohol en su composición.

¿Repetiré? Llevamos ya varios botes de él y no nos apetece cambiar (:



El siguiente producto es el Citrus Kombucha Cleansing Gel de Andalou Naturals. Es una limpiadora que la marca recomienda para pieles grasas e “hiperactivas”. También está indicada para aquellas pieles con problemas de poros obstruidos, tono y textura no uniformes ya que promete aportar luminosidad, y además propensas a machas por sus propiedades aclarantes de la piel.


Deja la piel limpia, fresca, pero a la vez cómoda y con cero sensación de tirantez.

Me encanta y me da mucha rabia que iherb no envíe a España.

¿Repetiré? Si pudiera, sí, sin duda.



El Agua Micelar con Avena de Green Pharmacy es 3 en 1, es decir, promete limpiar, tonificar e hidratar, todo a la vez. La fórmula micelar otorga un tratamiento de alta calidad, y  proporciona un desmaquillado suave. Su  pH neutro protege el equilibrio fisiológico de la piel y no afecta a su barrera protectora. Elimina eficazmente las impurezas del rostro, cuello y escote y  elimina también el maquillaje de ojos y labios. Enriquecida con extracto de avena que es calmante y regenera y pantenol como agente hidratante.


Me gustó sin más pretensiones, dejaba cierta sensación pegajosa que no me agradaba pero que al yo utilizar después una limpiadora en gel, tampoco me molestaba demasiado.

¿Repetiré? No lo descarto, aunque no desbanca a mi favoritísima, la de Garnier.



La máscara Aqua Smoky Lash de Make Up Forever fue uno de esos patinazos que todavía me duelen.


Se trata de una máscara de pestañas resistente al agua que promete una larguísima duración, un volumen excepcional, alargar las pestañas hasta el infinito y dar una curvatura inmediata. Además, presume de ser de color negro intenso.

No me gustó porque me apelmazaba las pestañas, dejaba unos pegotes del horror. La fórmula se me espesó en cuestión de días y me costaba muchísimo trabajarla para que no quedase horrorosa, porque bien del todo no quedaba nunca. Curva y alarga, pero en el tema del volumen la pifiaba porque daba demasiado en el sentido de que se quedan las pestañas pegadas. Tenía que peinar las pestañas enseguida con un goupillon limpio porque si no se quedaban pegadas unas a otras y el efecto era sumamente antiestético. No me importa tener que trabajar una máscara de pestañas para que deje un efecto bonito, pero estar peleándome para que no se me queden las pestañas adheridas unas a otras es bastante engorroso.

¿Repetiría? Ni loca.



Por último un clásico navideño, el Snow Fairy, ese gel con nombre de cuento de hadas y purpurina añadida que huele a chicle de morirse.


Es un producto que Lush saca cada navidad en plan edición limitada y rara es la navidad que no lo tengo por casa (la del 2018 entre tanto virus se me pasó y no lo compré y ay, cómo lo eché de menos…).

Me gusta sin más, no es que tenga unos ingredientes de morirse, pero el olor me requetechifla a morir y es como un clásico de los días navideños.

¿Repetiría? Sin duda.



Espero que os haya gustado y no os haya aburrido demasiado con mi tanda de terminados esta vez.

¡Nos leemos en la siguiente entrada!



Besos miles,

Auxi

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu comentario es único e irrepetible. ¡Muchas gracias!

Te recuerdo que me reservaré el derecho a eliminar cualquier comentario que incumpla lo indicado en el Aviso Legal y la Política de Privacidad, puedes leer ambos pinchando arriba a la derecha en la columna