lunes, 11 de marzo de 2019

Exfoliante labial Carrot Cake de Lush (edición limitada)


Dije que no me volvería a comprar un exfoliante labial. Lo dije, y además escrito está en este blog como prueba. Pero oigan. La carne es débil. Y más cuando entras en Lush y te dejas envolver por ese universo de aromas que te elevan a yo qué sé dónde. Te transporta. En cuestión de olores soy débil. Si me conquistas por la nariz, ya me tienes medio ganada.


Hace unos días me pasé por la tienda de Lush en Valencia y pequé con el exfoliante labial de edición limitada de Pascua Carrot Cake. Ya sólo por el nombre tenía que olerlo. Lo olí y caí rendida. Lo probé y me faltó tiempo para comprarlo. Esto no va a ser una reseña larga, pero me ha gustado tanto que tenía que hablaros de él antes de que se agote. Allá vamos.




Descripción

Creo que casi todo el mundo conocerá los exfoliantes labiales de Lush. En su lineal fijo hay cuatro (Bubble Gum, Mint Julips, Chocolate y Honey). Hace años (ocho ya) compré uno que ya no está y se llamaba Sweet Lips. Me gustó mucho pero desde entonces me los hacía yo en casa o compraba en iherb el exfoliante de Elf.


Y ya sabemos que Lush va sacando ediciones limitadas a lo largo del año y en la de Pascua han traído un exfoliante nuevo: Carrot Cake. ¿Qué dicen de él en la web lushera? La combinación de algarrobo, absoluto de fenogreco, aceite de naranja y jengibre le dan a este exfoliante un sabor (casi casi) tan rico como el de una tarta de zanahoria. Esta fórmula también tiene azúcar granulado, sal marina y canela en polvo de comercio justo, que suaviza y pule los labios; de la hidratación se encargan el aceite de avellana y la manteca orgánica de karité, procedente de la cooperativa de mujeres Ojoba. La cera de peladura de naranja, una alternativa vegana a la lanolina, deja una capa protectora en los labios, para una suavidad que dura y dura.



Ingredientes

Tiene un INCI bastante bueno a mi parecer, repleto de ingredientes sencillos y naturales:





Packaging

El frasco es idéntico a los que encontramos en los exfoliantes labiales de lineal fijo: un tarrito de vidrio con tapa de plástico negro que cierra a rosca. Sencillo y práctico, poco higiénico pero los exfoliantes labiales ya me diréis…


Contiene 25 gramos y tiene una caducidad de algo más de un año. Se puede gastar perfectamente si hacemos de él un uso regular.



Textura y aroma

No sé si es impresión mía, pero la textura de este exfoliante es como más fina que la del resto de exfoliantes de la línea de exfoliantes labiales de Lush. Que quizás sean paranoias, pero tengo esa sensación:


La textura es obviamente granulada, al extenderlo por los labios notamos esa sensación de hidratación que aportan los aceites. Lo mejor, para mí, el olor: huele a pastel con canela, naranja y avellana. Y sabe rico, muy rico. Que yo nunca he sido de comerme los restos de exfoliantes, pero con este he pecado y lo he hecho. Sublime. Se lo echaba al café, llamadme loca.



Precio y dónde comprar

Lo tenéis en tiendas Lush y en su propia web. Que si os gusta corred porque es edición limitada. De ahí que haya colado esta entrada por delante de otras que estaban primero. Pero oigan, las ediciones limitadas tienen prioridad. Son como las personas mayores y las embarazadas en el transporte público. Lo mismo.

Su precio es de 8,50 €. Un poquito caro, aunque cunde. Y el aroma lo vale. Y el sabor también. Y, por supuesto, los resultados.



Resultados

Cuando os estoy hablando de este exfoliante siendo edición limitada es fácil adivinar que es para recomendarlo. Es genialoso como diría mi Diana de Entre Brochas y Paletas.
(La foto quedaba chula, pero pido perdón por el estado de mis manos...)


Exfolia los labios suave pero eficazmente. Tanto que podría usarlo todos los días si quisiera. Ahora en esta época del año (realmente todo el año menos de mayo a octubre que no suelo tener los labios tan mal) suelo exfoliarlos 2 – 3 veces por semana. O incluso 4 si lo necesito, porque se me resecan mucho y se me levantan muchas pielecitas. Como os decía, normalmente me hago yo el exfoliante en casa con azúcar, sal, miel y aceite de almendras. Es más barato, indudablemente. Pero con este exfoliante no me he podido resistir. Además es cómodo, de vez en cuando, despreocuparte de hacerse una misma el exfoliante para los labios. Es meter el dedo en el tarrito y au. Que también hay que decir las ventajas.


De hecho hago un llamamiento a Lush para que lo dejen en su colección. Por favor, please, s’il vous plaît.

Pues eso. Que si utilizáis exfoliantes labiales y os gustan los aromas/sabores dulces y cálidos (pero sin empalagar, conste), este exfoliante de Lush os va a encantar. Palabrita.

Besos miles y gracias por estar ahí,



Auxi

4 comentarios:

  1. Mira que me prometí no comprar más exfoliantes labiales,pero hoy me tientas mucho.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. ¿Te comes sólo los restos?, yo estos exfoliantes (tengo uno de Lush también edición limitada de ciruela, me chifló el que hicieron de palomitas y no te digo el de Bara de violetas), pues eso, que estos exfoliantes yo los retiro a lengüetazos, no digo más...
    Besitos, ciao

    ResponderEliminar
  3. Yo igual me los hago en casa, igual con los exfoliantes corporales, pero de vez en cuando un capricho no hace daño. Yo quizás cuando me pase por Lush caiga con alguno :)
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Lo vi en el Lush de Londres (tenía que ir en mi escapada para verlo) y estuve muy tentada a comprarlo pero tengo uno a medias en casa y no era plan...bsts

    ResponderEliminar

Tu comentario es único e irrepetible. ¡Muchas gracias!

Te recuerdo que me reservaré el derecho a eliminar cualquier comentario que incumpla lo indicado en el Aviso Legal y la Política de Privacidad, puedes leer ambos pinchando arriba a la derecha en la columna