jueves, 29 de noviembre de 2018

C'est fini XXXV


Las dos entradas anteriores de productos terminados creo que se me colaron sin querer antes que ésta… No obstante, todos los productos que os traigo hoy para ya poder tirar por fin los frascos los terminé entre el año pasado y principios de éste, por lo que no vamos tampoco muy desfasados.


En esta ocasión son once frascos vacíos, intentaré no extenderme demasiado con ellos para no hacer la entrada megakilométrica pero tampoco prometo nada :P


El primero que os enseño es el Tónico Limpiador Botánico con Agua de Rosas de la gama SkinActive que lanzó Garnier el año pasado y que pude probar gracias a un proyecto con bopki:


Me gustó bastante este tónico pese a que me chirriaba bastante eso de “tónico limpiador”, ya sabéis que no creo en los productos multiusos. O tonificas o limpias, no hay otra. Lo único que no me gustó de él fue que lleva Alcohol Denat en sus ingredientes y yo qué queréis que os diga, no lo entiendo en un producto que se supone que está destinado a pieles sensibles. Contiene agua de rosas en la cuarta posición y la verdad es que usarlo es toda una experiencia sensorial, tiene un aroma que me relaja mucho (a mí me chifla el olor a rosas, por lo que si no sois muy fans de este olor, no os gustará).

Dejaba la piel fresquita y cómoda y debo admitir que, pese a llevar alcohol y yo tener la piel algo sensible y reactiva, no noté ninguna reacción adversa.

¿Repetiría? No, prefiero evitar los productos que contienen alcohol.



El Agua Micelar de la farmacia Alicia Casañ me encantó de principio a fin porque tiene todo lo que yo busco en un agua micelar:


Es una minitalla que me hizo llegar la marca para que probase los cosméticos que ellos mismos lanzaron a finales del 2016.

Se trata de un agua limpiadora para pieles sensibles, con tecnología micelar para garantizar una limpieza eficaz y delicada de cara y ojos. Elimina de forma eficaz los residuos de impurezas y maquillaje, dejando la piel hidratada y calmada.

Me gustó muchísimo porque retira cualquier resto de maquillaje o cualquier atisbo de suciedad que haya quedado en nuestra piel, sin irritar. Es muy suave incluso con los ojos, que yo los tengo extremadamente sensibles.

¿Repetiría? Sí, sin dudarlo.



La limpiadora Pureté Thermale de Vichy me dio para muchos, muchísimos meses de uso, como podéis comprobar por el tamaño del frasco de 400 mL:




Se trata de una limpiadora en gel apta para pieles sensibles (pese a que contiene perfume entre sus ingredientes). Deja la piel muy limpia pero también fresquita, cómoda y calmada. De ella me sorprendió que daba igual la época del año en que la utilizase: me funcionaba igual de bien ya fuera invierno o verano, primavera u otoño.

Se la recomendé a mi madre y a mi hermana y a día de hoy es la favorita de las dos (no sé a quién he salido en el afán de probar cosas nuevas, a ellas les gusta algo y repiten por los siglos de los siglos).

Además el tamaño que tiene ya os digo que da para muchísimos usos y es relativamente económica, si no recuerdo mal me costó sobre los 12 – 13 €.

¿Repetiría? Seguro que sí.



De la limpiadora Drops of Light de The Body Shop ya os he hablado en alguna que otra ocasión y no precisamente bien. Y eso que la compré con grandísimas expectativas:


Esta limpiadora promete purificar la piel y a la vez aclarar el tono de la misma, por lo que está pensada si queremos deshacernos de pequeñas manchas o al menos irlas atenuando. También promete no resecarla en exceso ni quitarle su hidratación natural. Destaco de ella que su composición es 100% vegana. Al César lo que es del César.

No me gustó nada porque notaba que la piel se me quedaba ligeramente incómoda tras utilizarla., ni cómoda ni suave ni nada. La piel se me quedaba pidiendo hidratación a gritos, como si la irritase al lavarla con este producto.

¿Repetiría? No, en absoluto.



De la hidratante Moisture Surge Hydrating Supercharged Concentrate de Cllinique la verdad es que sólo puedo contaros maravillas, como ya hice en su correspondiente entrada:


Se trata de un gel acuoso hidratante (IDEAL PARA VERANO) pensado para nutrir al instante la piel deshidratada. Es tan hidratante que Clinique asegura que potencia las reservas de hidratación hasta 24 horas completas, es decir, que protege a la piel de la pérdida de hidratación que vamos sufriendo a lo largo del día.

Es un producto 100% libre de fragancias, y de hecho no tiene aroma a nada. Al estar sometido a pruebas de alergia diría que es adecuado para pieles sensibles. La marca la recomienda para todos los tipos de pieles, pero creo que las secas o muy secas necesitarían además otra hidratante aparte de ésta. A destacar también que es un producto totalmente libre de aceites y no acnegénico.

La marca promete absorción inmediata, efecto mate y tacto seco, y lo cumple. Se absorbe de inmediato, deja la piel suave y lisa y efectivamente no saca brillos indeseados con el paso de las horas. Pero la sensación de hidratación perdura todo el día.

¿Repetiría? Sin duda alguna.



El aceite de Monoï Tiki Tahiti con aroma a Tiaré es famosísimo por la blogosfera y seguro que lo conocéis:


Es simplemente aceite de coco puro perfumado no delicadamente con flor de Tiaré. Y digo “no delicadamente” porque la verdad es que huele muchísimo a tiaré, tanto que a veces me llegaba a molestar.

Lo incluí en el carrito en una de mis compras a iherb para utilizarlo como aceite prelavado para el cabello. Me funcionó muy bien para este fin, sin duda notaba el pelo más sedoso, con el encrespamiento más controlado. Pero como os digo no me gusta demasiado el aroma y eso que soy muy fan del olor a Tiaré. Es que éste en concreto olía demasiado.

¿Repetiría? Sí, pero con otro aroma o con un aceite de coco puro sin aroma.



El champú Fiber Therapy Bonding de Gliss Schwarzkopf fue el que utilicé sin parar el año pasado en los días intensos de piscina:


No puedo decir nada malo de él, excepto que lleva sulfatos en su composición y ya sabéis que los evito todo lo posible. Este champú limpia suavemente el cabello a la vez que promete proteger el cabello de futuros daños de forma duradera, reparar los enlaces rotos dentro de las fibras capilares para fortalecer la estructura interna del cabello y mejorar su cohesión. Cuenta en su fórmula con el ya más que famoso complejo OMEGAPLEX.

No puedo decir nada negativo de él porque la verdad es que me gustó bastante excepto el aroma que me resultó un poco cargante ya después de tantos lavados con él. Eso y el tema sulfatos, claro.

¿Repetiría? No por el tema sulfatos.



Sin embargo del Tratamiento Exprés de la misma gama de Gliss no puedo decir nada negativo: ¡me encantó de principio a fin!


Me gustó muchísimo porque además de desenredar, dar suavidad y brillo al cabello, lo mejor de todo es su uso: sólo hacen falta 30 segundos. Y eso, señoras y señores, para una bimadre que no tiene tiempo de nada es la vida misma. Porque es como una especie de mascarilla y palabrita, sólo hay que dejarla actuar 30 segundos.

Creo que hay más gamas que han sacado este mismo tratamiento exprés, tengo que acercarme a cotillear, pero es todo un puntazo.

¿Repetiría? Sin duda.



¿Qué os voy a decir que no os haya dicho ya del tratamiento en aceite de Moroccanoil?


Esta minitalla venía en un neceser que me regaló mi marido en las navidades del 2017 y que decidí no reservar para los viajes.

Este maravilloso tratamiento (ya sabéis que me chifla) promete nutrir y mimar nuestro cabello. Su fórmula transforma y repara el pelo, aportando proteínas para fortalecerlo, omega 3 y vitaminas para el brillo y agentes antioxidantes para protegerlo. Por otra parte, mejora la elasticidad del cabello, ayuda a desenredar más fácilmente, controla el encrespamiento y realza el brillo natural.

Me encanta porque deja un brillo y una suavidad espectaculares (ya sé que lleva siliconas, pero se lo perdono todo), me controla muchísimo el encrespamiento y además previene que se me abran las puntas. I love it.

¿Repetiría? Nos casamos allá por el 2013 y somos muy, muy felices.



La mascarilla de Oliva de la gama Original Remedies de Garnier fue un grato descubrimiento de producto capilar bueno, bonito y barato:


Ya sabéis que no suelo comprar productos capilares en el supermercado, pero de vez en cuando hago una excepción que se convierte en un maravilloso descubrimiento, como es el caso de esta mascarilla.

Está formulada a base de aceite de oliva virgen y promete nutrir intensamente el cabello. Además es rica en ácidos grasos y vitamina E que aportan nutrición, suavidad y reparación.

El resultado es un pelo brillante, suave, suelto y con el encrespamiento bastante bajo control. Es de esas mascarillas que se notan y que además no apelmazan el pelo.

¿Repetiría? Sí, sin duda.



Para finalizar, un producto que me compré el pasado verano para reaplicar la protección solar en el rostro cuando iba maquillada y que tuvo cierto boom en las redes sociales: Bruma Facial Sensitive Advanced de Garnier con SPF50.


La compré porque intento que en mi cara no haya menos de 50 de protección solar y porque es un engorro reaplicar el protector encima del maquillaje: se chafa todo.

Esta bruma transparente promete que puede utilizarse sobre el maquillaje y no dejar sensación grasa ni pesada. También puede utilizarse sola.

Pues bueno, ya os digo yo que sí deja sensación pesada. Aplicada sola se queda como una película muy incómoda de llevar sobre la piel, pero es el colmo cuando iba maquillaje: notaba que se me quedaba como una capa encima del maquillaje que tenía como vida propia, un horror.

Para colmo de los colmos descubrí que me salían granitos con su uso continuado, porque a cabezota no hay quien me gane y yo la utilizaba a diario para poder terminarla pronto. Me di cuenta justo cuando la estaba acabando, así que le queda “un culín” que jamás llegué a terminar.

¿Repetiría? Ni en sueños.



Pues bueno, al final sí que me extendí… pero me lo perdonáis, ¿no?

Contadme… ¿coincidimos en algún producto?

¡Besos miles!

Auxi

4 comentarios:

  1. Tanto los capilares de Gliss como los de Garnier suelen darme muy buenos resultados. Me ha gustado la limpiadora.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Entré a ver que tal el aceite de coco-monoï, que hace tiempo que le tengo el ojo puesto, pero como que me disuades un poco... no me suelen dar miedo los aromas potentes, pero si es tan heavy que se puede pelear con mi perfume de siempre, entonces no. Si te da pena no terminar la bruma SPF (yo también soy muy cabezota para acabar todo lo que abro) puedes probar a usarla en escote y manos, eso he hecho yo alguna vez... un beso y feliz finde.

    ResponderEliminar
  3. De todo he probado el morocanoil y es sin duda el mejor producto de pelo que he probado nunca! Por ahora no he encontrado ninguno que le llegue a la altura!
    Miauuuuuuuubesitos guapa!!!

    ResponderEliminar

Tu comentario es único e irrepetible. ¡Muchas gracias!

Te recuerdo que me reservaré el derecho a eliminar cualquier comentario que incumpla lo indicado en el Aviso Legal y la Política de Privacidad, puedes leer ambos pinchando arriba a la derecha en la columna