lunes, 30 de abril de 2018

Productos faciales Maminat: mi experiencia


Hace algunas semanas os hablaba de Maminat, una marca de cosmética natural y artesana de origen valenciano al 100%. He estado utilizando desde entonces los productos de la gama facial que me hicieron llegar y hoy os cuento qué tal me han funcionado durante este tiempo.


Sí que os digo que, al igual que me pasa con la alimentación, no me obsesiono con estas cosas. Es decir, no “demonizo” productos por no ser totalmente naturales ni “détox”, ya sabéis que pruebo de todo en general. No obstante sí que me he propuesto, tanto en el campo de la cosmética como en el de la alimentación, apostar por productos lo más naturales y sanos que sea posible, porque la verdad es que el cuerpo y la piel lo notan, y mucho.

También antes de empezar deciros que cuando comencé con estos productos tenía la piel “regulera”. Había empezado días atrás con la bruma de Freshly y notaba que empezaba a recuperarse, así que lo que hice fue cambiar los productos básicos que estaba utilizando en ese momento y que elegí para que mi piel volviese a su equilibrio (contorno de aguacate y crema Ultra Facial de Kiehl’s) por los productos de Maminat, sin añadir ni sérum ni ningún otro producto para ver si mi piel seguía volviendo a la normalidad.

Aclaro que mi piel no estaba en su mejor momento sospecho que por un sérum que introduje semanas atrás y con el que me da hasta miedo probar otra vez, pero bueno, tendré que hacerlo para descartar que sea él el que no me sentaba bien.

Dicho esto, vamos con los productos.



Contorno de ojos con Mirra y Colágeno

Este producto (link aquí) promete, con su uso continuado, aportar elasticidad a la piel, hidratar la zona del contorno y tratar las bolsas y ojeras consiguiendo una disminución de las mismas.


 Os dejo su INCI, el cual me parece bastante bueno: 

Agua (Aqua), Agua de rosas (Rosa Damascena Flower Water), colágeno marino ( Hydrolyzed Collagen), aceite de germen de trigo (Triticum Vulgare (Wheat) Germ Oil), aceite de rosa mosqueta( Rose Hip Seed Oil), aceite de avellanas( Corylus Avellana Oil), cera lanette N (Cetearyl Alcohol), (aceite esencial de geranio ( Pelargonium Graveolens Oil), (aceite esencial de pomelo) Citrus Paradissi M. Peel Oil,  (aceite esencial de mirra)Commiphora Myrrha Gum Oil, cera lanette N (Benzyl Alcohol, Sodium Cetearyl Sulfate), euxyl k903 (Benzoic Acid, Dehydroacetic Acid), Limonene*, Citronellol*, Geraniol*, Linalool*, Citral*.

(Los ingredientes marcados con * se encuentran de forma natural en los aceites esenciales)



A destacar de estos ingredientes, los siguientes:

-      Agua de rosas. Aparece en segunda posición, después del agua. Se trata de un ingrediente muy importante para hidratar el contorno y tratar el envejecimiento de la piel.

-      Colágeno marino. Componente clave para prevenir el envejecimiento, ya que aumenta la firmeza, aporta elasticidad, hidrata y reduce las arrugas.

-      Mirra. Potente agente antienvejecimiento y reafirmante de la piel.

-      Aceite de Rosa Mosqueta. De conocidísimas y alabadas propiedades. Utilizado en la zona del contorno hidrata en profundidad además de tratar las arrugas y marcas que van apareciendo con el paso de los años.

-      Aceite de Avellana. Perfecto para aportar elasticidad a la zona sin dejar nada de residuo graso.

-      Aceite Esencial de Geranio. Minimiza la apariencia de las arrugas, ya que tensa la piel y retrasa los efectos del envejecimiento.

Su formato es de los más grandes que he visto en el mercado, ya que no trae 15 mL como la grandísima mayoría de contornos que existen, sino 30 mL.

El packaging me parece de lo más tierno, puro y tradicional. Es un tarrito de cristal, el típico tarrito para hacer mermeladas caseras pero en tamaño mini. Eso sí, me da mucho respeto al ser de cristal, por lo que sufro un poco cada vez que me lo aplico.

Algo curiosísimo es su textura. Por sus propiedades e ingredientes y por su aspecto inicial, pensaba que iba a ser mega – denso, muy espeso y consistente.


Me llevé una sorpresa mayúscula cuando lo toqué y más cuando lo apliqué por primera vez: es muy ligero. Tanto que pensé que no iba a aportarme la hidratación que mi contorno necesita, ya que es una zona de mi rostro que sufre mucha deshidratación. Y, por segunda vez, me equivoqué.

Su aroma es muy agradable: huele a avellanas pero con un toque amaderado en el fondo, sutil e imperceptible una vez aplicado, pero muy sensorial.

Su precio es de 18,95€ y lleva caducidad impresa en el envase, aunque su duración aproximada es de 12 meses una vez abierto.

Algo que quiero destacar es que, pese a que muchas veces creo que cojo más cantidad de la necesaria por su textura ultra – ligera, el tarro no parece menguar. Es como si se regenerase solo por las noches. Aunque bueno, ya en serio, gastarse se gasta, pero llevo algo más de un mes utilizándolo y la cantidad que llevo gastada es mínima, usándolo mañana y noche.

Mi experiencia con él. Tras mi pensamiento inicial de “esto no me va a hidratar apenas nada” debo decir que me he tragado mis palabras a base de bien. Se absorbe bastante rápido, la textura es muy ligera, creo que nunca había utilizado un contorno tan fluido y, sin embargo, hidrata muchísimo la zona. Tanto de día como de noche no noto la zona ávida de hidratación en ningún momento, sino cómoda y elástica.

Por otro lado, aporta un efecto tensor que me tiene también bastante sorprendida. No llega a ser tan intenso como el efecto tensor del sérum de Freshly pero casi casi. También aporta luminosidad, al menos a mí me supone un alivio aplicarlo por las mañanas porque es como si me terminase de despertar, voy zombie al cuarto de baño (normalmente paso noches bastante malas) y el efecto tensor que aporta y su luminosidad es como si me diese un plus de energía en la mirada. También es perfecto si nos vamos a maquillar después, ya que se absorbe rápido y sin dejar residuo graso.

Por si no había quedado claro: me encanta. Le ha salido un duro competidor a mi contorno de aguacate de Kiehl’s.



Crema Siempre Joven Piel Mixta

Esta crema facial (link aquí) está indicada para pieles que ya notan algunas arrugas formando parte de sí mismas. Normalmente esto suele suceder alrededor de los 40 años, cifra de la que cada vez estoy más cerca. Como tengo ya algunas arrugas de expresión en la frente, me decidí por esta versión para dar una ayudita a mi piel en contra del envejecimiento.


La crema facial siempre joven lleva colágeno y elastina para aportar un plus de hidratación extra, ayudando a recuperar la elasticidad y dejando la piel muy tersa.

Su INCI va en la línea del contorno de ojos, muy bueno:

 Aqua, olea europea fruit oil, cetearyl alcohol, hydrolized collagen, castor oil, prunus amygdalus dulcis oil, sesamum indicum seed oil, aloe barbadensis leaf juice, benzyl alcohol, hydrolized elastin, sodium cetearyl sulfate, lavandula angustifolia oil, tocopherol, benzoic acid, linalool, dehydroacetic acid, potassium sorbate, sodium benzoate, michelia alba.

A destacar de ellos:

-      Colágeno hidrolizado. El colágeno es la proteína más abundante en el reino de los mamíferos; está presente de manera natural en nuestra piel pero la vamos perdiendo progresivamente a partir de los 30 años. Es un ingrediente esencial para prevenir el envejecimiento.

-      Elastina hidrolizada. Estupenda para tratar una piel que ya está envejeciendo, en la que se notan las arrugas y empieza a haber pérdida de firmeza.

-      Aceite de ricino. Rico en ácido ricinoleico, muy bueno para mantener la piel en perfecto estado y eliminar la sequedad. Además posee propiedades antiinflamatorias, antisépticas y antibacterianas.

-      Aceite de sésamo. Actúa como regenerador celular y como filtro solar suave. Además estimula la circulación.

-      Aceite de almendras dulces. Con propiedades antiinflamatorias, suaviza la piel y la mantiene hidratada.

-      Aceite de oliva. Combate el envejecimiento prematuro de la piel, aporta elasticidad a la dermis y posee múltiples antioxidantes.

-      Aloe Vera. De propiedades hidratantes y con el que podemos reducir las cicatrices y los signos de acné.

-      Vitamina E. Antioxidante natural que se extrae de la soja no modificada genéticamente. Actúa sobre el envejecimiento de la piel, evita los efectos negativos de la oxidación y además actúa como conservante para mantener la crema en buen estado.

El packaging también va en la línea del contorno de ojos: frasco de cristal que evoca a los tarritos de toda la vida, a mí me recuerdan muchísimo a mi abuela y, repito, me inspiran mucha ternura.

Contiene 60 mL y su precio es de 19,95 €.

Su textura es más densa que la del contorno de ojos y aquí también cometí el error de prejuzgarla: pensé que me iba a dejar sensación grasa y que iba a tardar siglos en absorberse. Otro error, no di ni una con mis premoniciones.


De hecho pensé esto porque al extender la crema se nota algo pesada la textura sobre la piel, por no decir que deja una especie de capa blanquecina nada más la aplicamos. Sin embargo, esta capa blanca desaparece en cuestión de segundos y la crema se absorbe bastante rápido, no es una absorción inmediata pero a los pocos minutos es como si no hubiésemos puesto nada.

El olor de esta crema es un poco más herbal, no me gusta tanto como el aroma del contorno, pero tampoco me desagrada. Además es un perfume muy suave que desaparece una vez aplicamos la crema.

Mi experiencia con la crema también la tengo que destacar como muy positiva. Siento la piel muy cómoda y elástica con su uso: me la noto hidratada todo el día, no engrasa ni tampoco se queda corta, es muy equilibrada.

Ni con ella ni con el contorno he notado reacciones adversas y lo cierto es que he recuperado bastante mi piel del brote de granitos dichoso (llevo ya unos cuantos brotes en lo que va de año, lo que tiene experimentar con cosmética y maquillaje) gracias a esta crema y también a la bruma de Freshly. Me han ayudado a volver, o casi volver, a mi equilibrio.

A partir de mañana introduciré los productos extra que tenía en mi rutina, incluido el sérum que me hace sospechar del último brote. Pero he querido durante este tiempo de prueba de los productos Maminat centrarme casi exclusivamente en ellos y no saturar la piel demasiado para ver bien sus efectos en mi rostro.



Leche Virginal

Es el producto que más ansiaba probar, para qué mentirnos. Porque con la descripción que tiene es que te invita a que lo compres. Te dicen que es el limpiador que utilizaba Cleopatra y como para no tentarte.



Se trata de un limpiador y desmaquillante suave. Doy fe con lo de “suave” porque con maquillajes muy cargados le cuesta mantener el tipo. Se llama leche debido a su color blanquecino y a su textura líquida, debido al contenido en benjuí, la resina de un árbol al cual le debe su aroma, peculiar sin duda.

Su INCI es sencillo y podría ser muy bueno, pero tiene algún ingrediente que me hace desaconsejarlo si tenéis la piel sensible:

Citrus Aurantium Amara Flower Distillate, Glycerin, Styrax Benzoin, Alcohol, Benzyl Alcohol (and) Benzoic Acid (and) Dehydroacetic Acid.

El alcohol está en quinta posición y, podéis matarme, no reparé en él cuando recibí el producto. Al estar junto al alcohol bencílico mis ojos saltaron inmediatamente a éste y obviaron por completo que el producto contiene alcohol. Por este ingrediente os aconsejo ir con cuidado con la leche virginal si tenéis la piel sensible.

El packaging es un frasco de cristal en formato spray, de color marrón caramelo pero transparente, para que podamos ver perfectamente cuánto llevamos gastado de producto. Contiene 100 mL y su precio es de 15,95 €.

La textura es lechosa, un líquido blanquecino con un aroma muy peculiar pero a la vez muy agradable. No he olido nada igual en mi vida, así que no os puedo decir exactamente a qué huele. Es un aroma entre floral y cítrico que me gusta mucho y que sinceramente incluso me relaja.

Mi experiencia con él ha sido un poco desastrosa. Justo era el producto que más me llamaba de toda la gama de Maminat y el que más ganas tenía de probar y me he llevado un chasco. Tengo la piel bastante sensible y los productos con alcohol no suelen sentarme bien, depende de la proporción de alcohol en la fórmula, pero tiene que ser muy mínima para que yo la tolere.

Por eso, el primer día que la utilicé aluciné un poco cuando al ir retirando el maquillaje de la piel noté que me escocía y que se me ponía roja, más acentuada la rojez en mejillas y nariz que son mis zonas más sensibles. Inmediatamente me fui como loca a releer la lista de ingredientes, y ahí fue cuando leí bien que llevaba alcohol, el cual debía ser, con toda probabilidad, el culpable de esta reacción.

No obstante, le di una segunda oportunidad y la volví a intentar usar un par de veces más, con idéntico resultado. Además, me salieron algunos granitos en la cara interna de las mejillas, por lo que decidí sacar el producto de mi rutina, con todo el dolor de mi alma.

Lo comenté  con Natalia, la creadora de Maminat, y ella me ha explicado que el alcohol es necesario en esta fórmula en concreto debido a que la tintura de benjuí necesita de este ingrediente para que sea efectiva y que por lo general las personas que han probado la leche virginal no han tenido reacciones adversas al utilizarla. Por tanto, si no tenéis problemas de sensibilidad en vuestra piel no tendréis problemas al utilizar la leche virginal.

¿Qué tal desmaquilla? Bien si el maquillaje es sencillo, es decir, base ligera o bb cream, un poco de polvos y a correr. Le cuesta más desmaquillar maquillajes más cargados.
Debo decir que la piel la deja muy limpia, eso sí. Una de las veces que me atreví a utilizarla no llevaba nada de maquillaje y la usé como primer paso de la doble limpieza y, pese a la irritación, noté la piel limpia. Al César lo que es del César


 

Toallitas desmaquillantes lavables
Por último, Natalia me incluyó en su envío este pack de cuatro toallitas desmaquillantes lavables:

Son toallitas pequeñas que permiten retirar el maquillaje, limpiar y secar el rostro. Son estupendas porque pueden meterse en la lavadora o lavarlas a mano y así reutilizarlas muchas veces.
Cada pack consta de cuatro toallitas y tienen dos caras: una de tela con estampados muy chulos y otra de rizo. Son perfectas para la doble limpieza.
El pack tiene un precio de 7,95 € y además de bonitas, suaves y prácticas son solidarias. Están hechas a mano por mujeres que acuden a los talleres ocupaciones de la asociación Mil y una en Sagunto (Valencia), de tal manera que al comprarlas estamos favoreciendo el comercio justo y a crear una sociedad mejor y con oportunidades iguales para todos. Además por cada compra de estas toallitas, Maminat dona 1 € a esta asociación.

Para mi gusto son un poco pequeñas, se me quedan algo justas, pero consigo desmaquillar perfectamente el rostro con ellas. Me encantan para retirar los restos de aceite o bálsamo desmaquillante en el primer paso de la doble limpieza. La verdad es que entre estas toallitas, las que suelo coger en Primark y las Näps, estoy dejando de lado totalmente los algodones y discos desmaquillantes. Un plus de cuidado para el medio ambiente.

Para terminar, recordaros que tenéis un código de descuento para vuestra compra de un 10%: MAUVEDELLE, con el cual yo no me llevo comisión ninguna, es decir, no es un código afiliado, es un regalo de la marca para mis lector@s (;  Por si os apetece probar alguno de sus productos (su línea corporal también tiene pintaza, además de los champús). Recordad que los gastos de envío son gratuitos a partir de 30 €.



Espero que os haya gustado la entrada. ¡Nos leemos en la siguiente!

Besos miles,



Auxi

6 comentarios:

  1. ¡Hola bonita!

    Me ha parecido un post súper completo y que no le falta detalle. No conocía la marca y de entrada también se me fueron los ojos cuando leí "Leche Virginal" pues me pensaba que sería un producto similar al de Dulkamara Bamboo, pero nada que ver y menos si tiene alcohol.

    Yo también tengo la piel sensible y aunque tolero el alochol en algunos productos, prefiero evitarlo y más en épocas de calor. Así que no lo probaría, pero si me ha llamado la atención el contorno de ojo y las toallitas desmaquillantes lavables.

    Me ha encantado leerte y comentarte.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. No conocía esta marca pero lo del alcohol en el limpiador no me convence, a mi tampoco me van los productos que lo contienen. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Todo tiene una pinta estupenda!
    Un beso, guapa :)

    ResponderEliminar
  4. Me parece todo súper curioso como la leche virginal, nunca había oído algo así, pero me parece muy suave para el rostro. Lo que más me gusta siempre son los sprays me relajan mucho.
    Un besito guapa :)

    ResponderEliminar
  5. ¡Ole ahí que reseña te has marcado!
    Coincidimos bastante en la sorpresa que ha sido el contorno de ojos, no diré mucho más para no hacer spoiler, la leche virginal a mi no me ha ido tan mal, ya explicaré como la uso, no es para desmaquillar. Y las tollitas para limpiar la piel sin más me gustan.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar

Tu comentario es único e irrepetible. ¡Muchas gracias!

Te recuerdo que me reservaré el derecho a eliminar cualquier comentario que incumpla lo indicado en el Aviso Legal y la Política de Privacidad, puedes leer ambos pinchando arriba a la derecha en la columna