jueves, 19 de abril de 2018

Näps: las toallitas multiusos


¿A quién no le gustan los productos multiusos? ¿Y si además de multiusos son reutilizables? ¿Y si añadimos que estén bien de precio?




Bueno, pues de eso vamos a hablar hoy: un producto bueno, bonito, barato y encima polivalente. ¿De qué se trata? De las famosas toallitas Näps, seguro que habéis oído hablar de ellas. Tenía muchísimas ganas de probarlas y hace unas semanas me ofrecieron poder hacerlo, así que… ¡os cuento!




Una toallita Näps está comprimida en forma de pastilla para que la utilicemos cuando lo necesitemos. Destaco principalmente que son perfectas para llevar en el bolso y de viaje. Comodísimas. Pero bueno, que me adelanto yo sola.

Como decía, la toallita está comprimida en una pastilla de más o menos un centímetro de diámetro, algo así como el tamaño de dos céntimos de euro. Esta pastilla basta con humedecerla un poco para que se expanda y se transforme en la toallita en sí, la cual mide aproximadamente unos 20x20 cm.


Para humedecerlas podemos emplear lo que queramos: agua, agua micelar, tónico, agua con jabón… lo que necesitemos.



Están compuestas por viscosa 100% y son biodegradables e hipoalergénicas, no contienen alcohol, ni perfumes ni ninguna sustancia nociva ni irritante.


En mi mente, estas toallitas estaban destinadas única y exclusivamente a la limpieza de la piel y al desmaquillado. Es lo que tiene seguir casi únicamente cuentas de belleza en Instagram y Twitter, que luego no te enteras de muchas cosas. Nada más lejos de la realidad, estas toallitas tienen muchísimos usos:

-      Para limpiar la piel. Impregnada en agua micelar o solución limpiadora.

-      Para tonificar, humedeciéndola con nuestro tónico habitual.

-      Para retirar el aceite/bálsamo/leche desmaquillante en el primer paso de la doble limpieza.

-      Para refrescar la piel.

-      Las mamás les encontramos muchos más usos. Para limpiar el culito del bebé, limpiarles la carita, refrescarles cuando hace mucho calor




¿Qué usos les doy yo?

Pues bien, a mí particularmente me gustan para desmaquillar la piel, las utilizo en el primer paso de la doble limpieza ya que siempre me desmaquillo con bálsamo desmaquillante o aceite. Humedezco la toallita en agua tibia y retiro los restos de maquillaje y bálsamo con suavidad. Destacar lo suaves que son las toallitas, súper respetuosas con la piel.

Después de este paso suelo quitar posibles restos del bálsamo/aceite con agua micelar. Así que vuelvo a humedecer una toallita, en este caso con agua micelar, y listo.

Como mamá también les he encontrado muchos usos, por lo que me da que no se van a ir ya de mi bolso de mami. Con un poquitín de agua las tengo listas para un cambio de pañal o para limpiarles la carita y las manos. Mis hijos tienen dermatitis atópica y son ideales para su piel, ya que son suaves e hipoalergénicas. Todo un acierto.

Importante también el hecho de que se pueden reutilizar. Personalmente les doy unos 3 – 4 usos, cuando se empiezan a deshilachar un poco las tiro y cojo una nueva. Para poder reutilizarlas las lavo con agua tibia y una gota de jabón neutro, luego las dejo secar al aire y se quedan perfectamente limpias.



Destaco también que las tenéis disponibles en varios formatos. Podéis comprar bolsas de 25, 40, 100, 300 y 500. También las hay individuales, en formato “caramelo”, herméticamente cerradas para llevarlas en el bolso. Puede adquirirse también el tubito que os enseño yo en la foto, a mí me parece de lo más cómodo y práctico para el bolso, más incluso que las individuales en formato caramelo, pero eso va a gustos, claro está.


También encontraréis en su web detalles para bodas, cajas regalos, kits multiusos, neceseres…

Podéis consultar precios y demás en su página web, pero para que os hagáis una idea el paquete de 100 toallitas (mi próxima adquisición) tiene un precio de 14 €.

¿Queréis ver una toallita Näps en acción? Aquí os dejo un vídeo casero (ya sabéis que mi relación con la cámara es un poco de amor – odio) para que podáis ver cómo se expande:



Lo que me gusta:

-      Son súper prácticas y multiusos.

-      Pueden reutilizarse varias veces.

-      Para llevar en el bolso son comodísimas. Y de viaje más. Nunca jamás volveré a tener que cargar con mis muselinas para hacer la doble limpieza fuera de casa.

-      Ideales para utilizar con niños.

-      Son muuuuuuuuuuy suaves.

-      ¡Ocupan poquísimo espacio!




Lo que no me gusta:

-      Poco tengo que decir, pero son algo finas para mi gusto. Por decir algo.

Y ahora contadme, ¿las conocíais? ¿Las habéis probado? ¿Qué os parecen?



Besos miles y… ¡hasta la próxima entrada!



Auxi

7 comentarios:

  1. Yo uso este tipo de toallitas, pero la versión "barata" de Aliexpress, que sale casi a la mitad que las Näps. Me han sacado de más de un apuro.

    Hertally's Makeup ~

    ResponderEliminar
  2. Para viajes son EL INVENTO.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  3. Para viaje las veo muy cómodas, a ver si las encuentro.
    Besotes, ciao!

    ResponderEliminar
  4. Es un formato muy curioso, aunque la verdad que a mí no me gusta mucho usar ni algodones ni toallas desechables. No la usaría a diario pero para ciertas ocasiones me parecen muy prácticas.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  5. no las conocia pero me han convencido a ver si las pillo! besitos!

    ResponderEliminar
  6. Me parecen super prácticas.
    Un beso, guapa :)

    ResponderEliminar
  7. Me terminaré haciendo con ellas porque las veo super prácticas.
    ¡Un besote!

    ResponderEliminar

Tu comentario es único e irrepetible. ¡Muchas gracias!

Te recuerdo que me reservaré el derecho a eliminar cualquier comentario que incumpla lo indicado en el Aviso Legal y la Política de Privacidad, puedes leer ambos pinchando arriba a la derecha en la columna