lunes, 19 de marzo de 2018

Cómo depotar los coloretes de NARS. Pro Palette


Siempre he sido bastante reacia en lo que se refiere a “depotar” productos de maquillaje. En el caso de los coloretes de NARS, los cuales amo profundamente, ni se me habría pasado por la imaginación hacer semejante barbarie cuando los tenía nuevecitos y perfectos. ¿Destrozar un colorete que cuesta una media de 30 lereles? Ni aunque me paguen.




Sin embargo tod@s sabemos lo que les pasa a los productos de NARS, tienen un packaging de mierda terrible que se va descomponiendo con el paso del tiempo, poniéndose pegajoso, deshaciéndose… un asco, en resumidas cuentas.

De los 16 coloretes que tenía en mi colección contaba con 12 en ese estado deplorable, así que me planteé muy en serio cometer el sacrilegio de separarlos de su envase.

Supongo que tod@s sabréis qué es y en qué consiste “depotar” un producto determinado, pero por si hay alguien que no lo sepa y aterriza en esta entrada buscando información (que es algo que no todos tenemos por qué saber), “depotar” es básicamente quitar el godet (el recipiente metálico) de un producto de su envase original, de manera que luego lo podamos poner en una paleta imantada.

Estuve meses investigando qué paleta (o más bien paletas) comprar para colocar los coloretes de NARS. Iba a lanzarme a por un par de paletas de M·A·C, pero un día por twitter Mirandabe me descubrió que NARS había sacado unas paletas de tela, no de la odiosa goma que usan en casi todos sus productos, que me venía que ni pintada.

Hay dos tamaños de esta paleta, uno pequeño (que es la que yo tengo y de pequeño no tiene nada) y otra más grande. Me decidí por dos paletas pequeñas pese a que me iban a quedar dos huecos en una de ellas porque en la grande tampoco me iban a entrar todos los coloretes. Las paletas pequeñas cuestan 16 € y las grandes 23 €. No obstante, con el descuento profesional me salieron bastante bien de precio. Echo de menos en ella un espejo, pero bueno, por el precio que tiene, como os digo, no está nada pero que nada mal.

Esta entrada es básicamente para contaros cómo depoté los coloretes, cómo quedaron y qué ocurrió. Así que empezamos con el proceso.



¿Qué necesitamos?


-      Una paleta donde poner los productos ya depotados.

-      Disolvente.

-      Alcohol.

-      Una plancha preferiblemente para el pelo.

-      Un paño que no nos importe estropear.

-      Un destornillador de punta plana muy fina para hacer “palanca” o una espátula pequeña y fina (que no está en la foto, podéis matarme).

-      Lámina imantada o pegatinas metálicas imantadas. De la marca Z – Palette venden dichas pegatinas cuadradas y redondas, pero yo me decidí por comprar un trozo de lámina imantada en una papelería, un trozo de unos 50x20 cm me salió unos 4 €.

-      Paciencia y buen pulso.



¿Cómo es el proceso?



Pensé en grabaros un vídeo, pero qué queréis que os diga, lo mío con este formato yo creo que es imposible, me cuesta horrores hablar en la cámara aunque no me esté enfocando, así que os lo explico paso a paso:

-      Calentamos la plancha a alta temperatura. Yo la programo a 205 grados que es el máximo que tiene.

-      Colocamos el paño encima de la partes caliente de la plancha.

-      Ponemos el colorete abierto encima del paño. A los 30 segundos yo me la jugué y le despegué el nombre para luego podérselo pegar al godet ya depotado. Quedó bastante bien, aunque obviamente como luego veréis en las fotos, se enrollaban los muy malditos.

-      Seguir calentando el colorete. Yo hice varias pruebas y determiné que el tiempo óptimo era un minuto.

-      Sacar el colorete de la plancha y ponerlo en otro paño para no quemarnos.

-      Con cuidado introducir la espátula o el destornillador por los resquicios entre el godet y el envase. En los coloretes de NARS siempre hay una zona un poquito más ancha que el resto perfecta para hacer la palanca.

-      Hacer palanca con precaución y sin emplear demasiada fuerza para no romper el colorete y para que no salga volando del impulso (y se nos estrelle contra el suelo).

Una vez fuera el colorete depotado yo lo que hago es limpiar el “culo” del godet con disolvente para quitar los restos de pegamento y luego con alcohol, de esta manera se queda totalmente liso y preparado para pegar la lámina imantada.

 
Así no se me olvidaba qué pegatina era de cada colorete, que mi memoria de bimadre muchas veces me la juega

La lámina imantada yo la fui cortando en trozos a medida para que se adaptaran bien a los godets, aunque os digo que no es algo fácil, cuesta de recortar. Con paciencia y tiempo pueden quedar perfectos, yo paciencia tengo para que me den varios diplomas, pero de tiempo ando muy escasa, así que perfectos, lo que se dice perfectos, no quedaron. Pero oigan, el apaño me lo hicieron bien.




Pegué las láminas imantadas a los godets y luego fui pegando con pegamento (siento ser “marquista”, pero el Loctite es el mejor para esto) los nombres a los godets de nuevo.



Las fotos son de la paleta que completé, de la otra paleta no os pongo foto del proceso pero básicamente es el mismo.





Y así quedaron ambas ya formadas. Me hice una de coloretes más “naturales” y otra de más “potentorros”:



Dejo para una de las próximas entradas hablaros de cada uno de los coloretes para no hacer este post interminable.



¿Sufrí bajas? Pues sí, en la foto de la paleta de coloretes más suaves podéis apreciar que en la segunda fila, el colorete que está a la derecha del todo, sufrió lo suyo. Es Madly y es mi colorete favorito de todos los que tengo en el cajón. Es mala pata, lo sé, pero es la maldita Ley de Murphy. Pues bien, el caso es que Madly se depotó igual de bien que sus compañeros sin sufrir daños. No sé qué le pasó pero cuando le di la vuelta para colocarlo en la paleta me quedé con el godet vacío en una mano y todo Madly desparramado encima del tissue donde los había ido colocando. Me dio un amago de infarto, os podéis imaginar…


Lo he conseguido prensar con alcohol y, aunque no queda igual de bonito, pigmenta igual de bien que siempre (o incluso más), por lo que afortunadamente puedo seguir utilizándolo.



Contadme, ¿os gusta depotar vuestros productos? ¿Habéis depotado coloretes de NARS?

Besos miles y hasta la próxima entrada,



Auxi

5 comentarios:

  1. Pues pese a todo, te ha quedado muy bien. Yo antes sí depotaba, pero hace siglos que no.
    Un besito.

    ResponderEliminar
  2. Pues no he depotado NADA de lo que tengo por casa, de momento. La verdad es que me da bastante pánico, sobre todo con productos de este tipo. Entiendo que cuando el packaging se pone muy feo es incómodo trabajar con él pero... no sé si me atrevería. Las paletas te han quedado preciosas y, una baja de 12 no está mal ^_^ Nos leemos. Besiños.

    ResponderEliminar
  3. Tampoco me he planteado hacerlo de momento pero con orgasm tengo serias dudas porque ya está pegajoso que casi no hay quien lo haga bueno, a parte de que se me ha empezado a descomponer hasta el plástico y se rompe :S un show... no entiendo porque Nars no cambia ese punto, adoraríamos más la marca.

    Me encanta como te han quedado.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  4. Menudo trabajo de chinos! Yo tengo muy pocos productos de maquillaje y no me merece la pena depotarlos. Y menos después de haber leído el proceso...
    Un beso, guapa :)

    ResponderEliminar
  5. Pues sinceramente, las dos paletas finales te han quedado chulísimas. Pero de 10. Encima de un vistazo puedes ver los 9/7 colores de cada paleta. Que lástima lo de Madly, pero por suerte pudiste arreglarlo =)

    Hertally's Makeup ~

    ResponderEliminar

Tu comentario es único e irrepetible. ¡Muchas gracias!

Te recuerdo que me reservaré el derecho a eliminar cualquier comentario que incumpla lo indicado en el Aviso Legal y la Política de Privacidad, puedes leer ambos pinchando arriba a la derecha en la columna