lunes, 15 de enero de 2018

Los labiales del 2017


Uno de mis beauty - propósitos del 2017 era aumentar mi colección de labiales, ya que llevaba muchísimo tiempo centrándome en maquillaje de rostro y de ojos y no le daba demasiada importancia al labial: con los que tenía por casa me apañaba. Y no digo que esto no deba ser así, pero me apetecía esmerarme en ampliar el número de labiales de mi tocador, probar nuevas texturas, nuevas marcas y encontrar nuevos favoritos.


La cosa se me ha ido un poquito de las manos porque ahora soy una obsesa de los labiales y quiero más y más y más... No obstante, cuando los saqué para hacerles foto pensé que al final no había comprado tantos y que algunos han sido regalo.

Os presento a los labiales del 2017.


Empiezo por el labial que se ganó el puesto de favorito del año pasado y no os miento: lo tengo bastante gastado, prueba del tute que ha tenido el pobre.


Liar de Urban Decay es un nude perfecto, un rosa amarronado que calca casi al 100% mi tonalidad de labio. Es de acabado cremoso pero muy pigmentado, por lo que considero que tiene una pigmentación excelente.

Ha desbancado a otros nude que tenían un puesto fijo en mi tocador (no los he olvidado por supuesto), como Creme in Your Coffee o Syrup, ambos de M·A·C. Lo recomiendo muchísimo si queréis un labial de un tono precioso para todos los días, realzará el color natural de vuestros labios y, a no ser que vuestra propia pigmentación sea más oscura que Liar, os encantará.



Ravenswood es otro labial de la gama Cream de Urban Decay, al igual que Liar, pero debo decir que, aunque son pigmentadísimos los dos, Ravenswood es aún más pigmentado.


Lo amo porque es un ciruela - rosado con un punto cálido que a mí me queda sólo un pelín más oscuro de mi tonalidad natural, por lo que realza el color de mis labios. También es perfectísimo para todos los días y no llega ser el típico nude, da un puntito más de "subidón" que hace que no pase desapercibido. La duración también es muy buena, incluso mayor que la de Liar.


Vamos con los rojos y aquí os enseñaré a Ez, un labial rojo también de la gama Cream que me hizo llegar la propia marca Urban Decay:


Ez es un rojo - coral ligeramente oscuro, que tira más al rojo que al naranja, tiene una tonalidad muy viva y alegre que a mí me recuerda, inevitablemente, al verano. También es muy pigmentado y de buena duración, aún siendo de la gama Cream debo decir que Liar, Ravenswood y Ez duran prácticamente intactos unas 6 horas.


714 ha estado a punto de quitarle el puesto a mi rojo fetiche por excelencia y sin el que no puedo vivir: el famoso Russian Red de M·A·C. Pero él y los labiales rojos que seguiréis viendo a continuación me han hecho comprender que en el corazón de una beauty - blogger amante de los labiales rojos, hay sitio para más de un rojo.


714 es de la gama Mega Matte, y a pesar de eso lo primero que tengo que destacar de él, aún por encima de su precioso color, es que no reseca nada los labios. Aunque yo siempre los hidrato previamente, ni me marca pielecitas y me los noto deshidratados, y él fue el culpable de que me replantease mi relación con los labiales mates.

Es un rojo de bandera, de quitarse el sombrero, un rojo muy vivo y neutro que no dejará indiferente a nadie.

Bad Blood asusta en la barra pero luego al aplicarlo vemos que no es para tanto como pueda pensarse. Es un rojo ligeramente oscuro de subtono marrón que pertenece a la gama Comfort Matte.


Lo he utilizado muchísimo desde que lo tengo, y eso que para diario me da reparo utilizar rojos (costumbre que estoy tratando de erradicar, entiéndase como un beauty - propósito para el 2018) y últimamente cuando alguien me pregunta por un labial rojo siempre le recomiendo éste.


El pasado año en un Back To M·A·C me traje a un eterno componente de mi wish - list, un labial bastante famoso y que suele estar agotado casi siempre: Whirl.


Whirl es un nude precioso, un rosa - amarronado o marrón - rosado de acabado mate. Es muy elegante y favorecedor, un nude que creo que casi todas deberíamos tener en el cajón. Llegó a finales del 2017 por lo que, como podréis apreciar, está casi intacto pero pienso darle un buen tute en los próximos meses.


Junto a Whirl llegó Paramount, otro eterno en mi wish - list. Me vais a llamar friki y demás, pero la razón principal por la que lo ansiaba es porque es el labial con el que casi siempre maquillaban a Jennifer Anniston en Friends, mi serie favoritísima de todos los tiempos.


Paramount sigue en la línea de Whirl, aunque un par de tonos más subido y tira más al marrón que al rosa. Es un marrón cálido ligeramente rojizo y de acabado satinado. Pensaba que me iba a arrepentir de haberlo cogido, pero debo admitir que me veo muy favorecida con él. Tengo que ponerlo más a prueba este 2018 pero prometer, promete.



El siguiente labial es de Givenchy y llegó a casa gracias al programa Gold de Sephora:


Algo muy curioso es que yo llevo siendo Gold desde el año 2012. Sin embargo, no tenía la tarjeta Gold, la reclamé en varias ocasiones en la tienda y nunca, jamás llegaba a casa. El pasado verano me dio el pálpito de contactar con Sephora España vía Facebook, me pidieron mis datos, lo comprobaron y vieron que, efectivamente, no me habían enviado nunca mi tarjeta Gold, yo funcionaba con la negra. Mi sorpresa fue mayúscula cuando llegó a casa un paquete que contenía mi nueva tarjeta y este labial.

El tono es Framboise Velours, como el nombre indica es un rosa - frambuesa ligeramente oscuro y de tonalidad fría. La pigmentación es brutal, la duración es muy, muy buena y el acabado es satinado. Debo ser sincera y decir que sólo me lo he puesto un par de veces, estoy intentando "verme" con estos tonos, ya que de esta gama de colores suelo elegir los que tiran más al ciruela y al morado, no al rosa, pero me he prometido a mí misma intentarlo este año.


El siguiente es el labial más especial del 2017, lo ansiaba muchísimo y finalmente llegó como regalo de cumpleaños: Dolcelover de Dolce and Gabbana:


Sólo el packaging hace que te derritas inevitablemente, ¿quién no quiere llevar ese labial en su bolso y lucirlo cuando te retocas?

Dolcelover es un rojo frambuesa muy intenso, muy pigmentado, de subtono frío y acabado mate. La duración es brutal, como os digo pigmenta muchísimo, tanto que tiñe el labio y para desmaquillarlo es mejor tirar de aceite o bálsamo en aceite desmaquillante o de un buen bifásico.

No reseca nada los labios, se lleva comodísimo y viste por sí sólo. Lo adoro.

El año pasado también me estrené con los labiales líquidos viendo que los mate no me resecaban tanto como yo pensaba que harían, y me estrené con Urban Decay y su tono Crimson.


Y es que soy una loca de los rojos, no sé por qué pero me veo con los labios rojos y me da un subidón de alegría. Crimson es un rojo oscuro bastante neutro aunque a mí se me hace más frío que cálido. El acabado es mate y hay que dar dos pasadas para conseguir una cobertura total.

Con la textura la verdad es que no he tenido grandes problemas, leí por redes sociales que resecaban bastante, y es cierto que sí que se nota el labio un poco incómodo con el paso de las horas. Por ello, evito utilizarlo si sé que voy a estar muchas horas maquillada, prefiero tirar de otros labiales que resequen menos o no resequen aunque tenga que retocarlos.

Por último me estrené con NYX por culpa de mi hermana con un tono de la gama Lingerie: French Maid:


Me he vuelto bastante adicta a él ya que la fórmula no reseca, no es la pera limonera en cuanto a duración, pero aguanta bastante el tipo. Se lleva muy cómodo y se pierde fundamentalmente de las comisuras y del centro del labio. El tono no puede ser más precioso es un malva - rosado de subtono marrón, algo apagado pero que queda espectacularmente bien.
Aquí os dejo swatches de todos:
De izquierda a derecha: Liar, Ravenswood, Ez, 714 y Bad Blood


 
De izquierda a derecha y de arriba a abajo: Whirl, Paramount, Framboise Velours, Dolcelover, Crimson, French Maid

No he incluido el set de Everlasting Liquid Lipsticks de Kat Von D para no hacer una entrada kilométrica, así que os dejo el enlace a la entrada donde hablé de ellos aquí.

¿Coincidimos en algún labial el pasado año? ¿Tenéis alguno en wish - list?



Besos miles y hasta la próxima entrada,



Auxi

7 comentarios:

  1. Me antojas mucho de los dos de MAC, son tonos que me suelen ir bien y tienen ese "algo especial" que los desmarca.
    Un besito!

    ResponderEliminar
  2. Realmente tienes una colección preciosa de labiales. Un beso

    ResponderEliminar
  3. No sé cómo aún no tengo ninguna labial de UD, cada vez que veo esos nudes, es que me muero de amor
    Un besito guapa :)

    ResponderEliminar
  4. Los dos primeros de UD son los que más me llaman la atención, tengo tantos rojizos y granates que al final se me van los ojos a tonos más ponibles para cuando no quiero ir en plan potente.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  5. En cuanto he visto toda esa selección de rojos me he derretido. Me encantan, y me alegra saber que hay más gente a la que le pirra el rojo frente a los colores más "ponibles". El Bad Blood es... #wow.

    Hertally's Makeup ~

    ResponderEliminar

Tu comentario es único e irrepetible. ¡Muchas gracias!

Te recuerdo que me reservaré el derecho a eliminar cualquier comentario que incumpla lo indicado en el Aviso Legal y la Política de Privacidad, puedes leer ambos pinchando arriba a la derecha en la columna