jueves, 16 de noviembre de 2017

Hablemos de mascarillas: Clear Improvement de Origins


Lo mío con las mascarillas este año se ha convertido en casi – casi – casi una adicción pura y dura. Quiero probar cuantas más mejor y a veces reconozco que se me va el tema de las manos. La culpa, sin ninguna duda es de mi Isa (@nashiel en Instagram e  @issgisbert en Snapchat y en Twitter) del amor, que me metió el gusanillo hará cosa de un año. Por su “culpa” me vicié a este apartado de la belleza y el cuidado de la piel que tenía un poco – bastante olvidado y sí, Isa, sí… has creado un monstruo.




A raíz de mi enamoramiento visceral con la maravillosa Drink Up Intensive de Origins, de la cual tenéis entrada aquí, me picó la curiosidad por el resto de mascarillas de la firma. Un día pedí una muestra de la mascarilla purificante Clear Improvement y me sorprendió tanto que en uno de esos descuentos chachis de Sephora me la traje a casa para probarla.




Mi piel no es que tenga muchas imperfecciones. Tampoco es grasa ni tengo un problemón con los granitos, puntos negros y espinillas. Las espinillas en verano me dan un poco de guerra porque mi piel se vuelve un poco más grasa, y puntualmente (todo el año) me sale algún granito del horror. Pero en general no es una piel problemática en cuanto a imperfecciones.

No obstante, considero que hasta la piel más perfecta (la mía está lejos de serlo, con lo cual con más razón aún) necesita purificarse de vez en cuando, y allá por febrero/marzo me empecé a preocupar por encontrar mascarillas que fueran efectivas en cuanto a limpiar en profundidad la piel pero a la vez respetuosas. Tengo la piel muy sensible y reactiva y un producto que sea agresivo no es conveniente que toque ni una célula de mi epidermis por lo que pueda pasar. Así que para elegir mascarillas que cumplan este fin voy con muchísimo cuidado.




Clear Improvement es una mascarilla purificante a base de carbón activo. ¿Qué es el carbón activo? Se trata de carbón que se somete a un proceso de oxidación una vez extraído con el fin de aumentar su porosidad y de esta manera potenciar su capacidad de atraer impurezas y toxinas de la superficie cutánea. Por ello es tremendamente efectivo para eliminar la suciedad acumulada en los poros de nuestra piel, reducir el tamaño de los mismos y controlar la secreción de grasa.

Contiene además otros ingredientes naturales entre los que también destaco la arcilla blanca de China, que posee propiedades muy beneficiosas para la piel como su efecto tensor inmediato, deja la piel  fresca, rejuvenecida y tersa, descongestiona la piel, depura incluso las capas profundas y además ayuda a la regeneración de los tejidos.

En la siguiente foto os dejo la lista de los ingredientes al completo, muchos de ellos de origen natural:





El packaging es exacto al de Drink Up Intensive, con la salvedad de que éste es transparente y podemos ver la cantidad que vamos gastando de mascarilla:




El color de la mascarilla no es el más bonito del mundo: un gris muy oscuro que casi podría decirse que es negro. Tiene una textura espesa y con pequeñas partículas, además se seca muy rápido en la piel (de ahí que en mi mano la veáis prácticamente seca):




¿Cómo la aplico? La firma aconseja aplicar la mascarilla sobre el rostro limpio y dejarla actuar 10 minutos (o hasta que se seque) para luego retirarla con agua tibia. En mi caso, previamente exfolio la piel y aplico una toalla mojada en agua caliente (ojo, tampoco a demasiada temperatura) para abrir los poros. Acto seguido aplico la mascarilla y la dejo actuar. Suele secarse en 8 – 10 minutos, tras los cuales retiro con agua tibia y mucha suavidad y listo. Normalmente la utilizo una vez a la semana o cada diez días, en función de lo “pesada” que me encuentre la piel.

El resultado es una piel fresca, limpia, con cero sensación de tirantez, no me saca rojeces ni me deja la impresión de necesitar a gritos mi tratamiento hidratante. Diría que siento la piel muy, muy cómoda. El efecto reductor de poros no es propiamente dicho “milagroso” pero sí que se notan más pequeños y, lo más importante, limpios.

Las pieles grasas serán quienes más se beneficien de las propiedades de esta mascarilla, pero realmente la veo válida para todos los tipos de piel para purificar en profundidad con cierta regularidad, que también es necesario. Quizás para las pieles secas y muy secas sea demasiado agresiva, pero no tendréis problemas las pieles grasas, mixtas, mixtas – deshidratadas y normales.

Su precio es de 25 € y yo la compré en Sephora aprovechando otra de sus ventas privadas.

¿La habéis probado? ¿Qué mascarillas purificantes utilizáis?

Muchas gracias, como siempre, por estar al otro lado,



Auxi

2 comentarios:

  1. Hola guapa! Tengo una muestra del Drink up de Origins para probar, tiene pinta de que me va a gustar por eso de que se deja por la noche. Ahora mismo mi favorita es la Hymalayan Charcoal de The Body Shop que se me recuerda un poco a esta :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Aquí otra que se suma al carro y es que el momento mascarilla me sirve para desconectar en muchos días de locos... Esta si creo que me podría ir bien aunque de momento no me lanzo con la marca.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar

Tu comentario es único e irrepetible. Muchas gracias :)