jueves, 25 de mayo de 2017

Haul MAC (III)


Hoy os traigo mi tercer y último post de compras en M·A·C el año pasado y os advierto que está plagado de productos que se han convertido en favoritos los últimos meses, productos que he terminado odiando y también de productos que ya eran favoritísimos de antes.




Hay un poco de todo, por lo que si os apetece aumentar la wish – list… ¡allá vamos!




Comienzo con las brochas y en esta ocasión vengo con dos imprescindibles, famosísimas y básicas que repongo hasta el infinito y más allá porque me chiflan.




La primera es la 217 o Blending Brush, la brocha de difuminar por excelencia, súper clonada pero única como ella sola y de la que todas o casi todas tenemos en nuestro tocador al menos una unidad.




Su forma ovalada y su combinación de fibras finísimas la hacen idónea para difuminar cualquier maquillaje. Es, simplemente, perfecta. Tengo varias unidades de esta brocha porque la utilizo muchísimo, no sólo para uso personal, también en mi kit de maquilladora.

Su precio es de 24 €.

La siguiente es la no menos famosa 239 o Eye Shader Brush, una brocha densa, de punta fina y redondeada, extremadamente suave y perfectísima para aplicar sombras en polvo en el párpado móvil con muchísima precisión:





También tengo varias unidades de ella y creo que también somos muchas las que la consideramos imprescindible, no hay otra que aplique el color con tanta intensidad como ella. Me requeteencanta.

Tiene un precio de 28 €.



Aunque para diario suelo utilizar una máscara de pestañas generalmente low – cost, me gusta tener una o dos de gama alta para esos maquillajes más especiales o intensos. Me decidí por la In Extreme Dimension Lash porque por sus características pensé que se acoplaría perfectamente a mis necesidades en cuanto a máscaras de pestañas se refiere, y me equivoqué de pleno.



Deja las pestañas como patas de araña muy gruesas, vamos, patas de tarántula. El efecto es sumamente antiestético, postizo y artificial, lo odio. Lo mismo es que a mí me ha salido mala, no sé.

La fórmula es espesa, forma unos grumos del horror que no hay manera de poder trabajarla sin que se apelmacen las pestañas. Le he dado mil oportunidades pero la verdad es que la odio con todas mis ganas. Para el precio que tiene (23,50 €) considero que debería funcionar a las mil maravillas. Un chascazo de los gordos.
La base Waterweight la descubrí el año pasado. Tenía muchas ganas de probarla, y tras catar un par de muestras me acabé enamorando y terminé trayéndola a casa, y llegó para demostrarme que a veces se necesitan más que un par de muestras para lanzarse a comprar algo. Tendrá su correspondiente review, por lo que no quiero extenderme demasiado.




Cuando funciona bien (luego os lo aclaro) deja un acabado muy, muy natural pero a la vez unifica fenomenal el tono aportando una cobertura media – baja que se puede ir modulando. La textura es muy líquida, una de las cosas que me incomodan de esta base. Os digo de antemano que en mí no funciona siempre bien, depende de cómo tenga la piel. Pero sí la he probado en otras personas y los resultados son diferentes, para pieles sin problemas de deshidratación me parece una base fabulosa: deja la piel aterciopelada, muy suave, y además controla la producción de grasa de la piel. No se parchea (en este tipo de pieles sin muchas complicaciones) y gracias a su fórmula mantiene la piel hidratada y cómoda. Se ha convertido en una dura competidora de mi base favorita de todos los tiempos para trabajar, la Face and Body también de MAC



No llega a gustarme tanto como la Face and Body de esta misma marca, aunque para trabajar en según qué pieles me parece mucho más adecuada gracias a su capacidad para controlar la grasa y además hidratar la piel.

En mí no puedo decir lo mismo. Os lo contaré en su entrada correspondiente, pero no me gusta depender de cómo tengo la piel para poder usarla o no, que la diferencia sea tan tremendamente abismal.

Tiene un precio de 33,50 € y trae 30 mL.



Al colorete le tenía echado el ojo hace tiempo porque me encantan este tipo de tonos y además éste en concreto es bastante pigmentado. Es el Pinch Me:




Asusta mucho en el pan pero luego al aplicarlo en la piel podremos comprobar que no es para tanto. Es un colorete comodín, perfecto para todos los días porque deja un efecto natural de mejillas sonrosadas que me encanta y me parece súper versátil.

El tono lo describe la marca como un coral con matices rosa, pero para mí es un colorete rojizo que tira a teja, lo mismo es que no soy muy buena para describir colores, pero así es como yo lo percibo. El acabado es aterciopelado y se difumina a la perfección.

Tiene un precio de 23,50 €.

Por último dos sombras, que ya sabéis que las de M·A·C me encantan. Por un lado una sombra que me faltaba para mi colección de sombras moradas, Parfait Amour: un violeta satinado con reflejos rosados que sólo le falta un poquito más de pigmentación para ser perfectísima:




La siguiente es una sombra mate de color granate muy oscuro y subtono morado. Se llama Deep Damson y lo cierto es que la pigmentación me deja bastante que desear pese a que el tono me parece preciosísimo. La esperaba muchísimo más pigmentada y aunque pigmenta más que otras (por ejemplo más que mi amada Sketch) me dejó un poquito fría cuando la usé la primera vez. Espero que uso tras uso esto vaya cambiando…




Aquí os dejo swatches del colorete y las dos sombras.




Besos miles y hasta la próxima entrada,

Auxi

6 comentarios:

  1. El colorete es de esos que siempre quedan bien.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Me tientas mucho hoy!
    Las sombras y el colorete me han encantado.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  3. Coincidimos en el amor por esos dos pinceles de Mac, aunque en mi caso ahora mismo no me plantearía invertir en ello, cada vez salen más alternativas (cierto es que para difuminar no he dado con ninguna mejor pero para aplicar sombras hay un buen puñado que están bien).

    Con las bases sabes que no me animo, no me suelen cuadrar los tonos ni los acabados jamás y me canso de dar oportunidades. Con las máscaras tampoco he tenido buena experiencia.

    El colorete me ha parecido precioso, ¿un poco fever quizá? y la sombra morada la tengo, a ver si le doy más uso del que tiene.

    Llevo una temporada bastante desencantada con Mac.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sombra morada también la tengo abandonada últimamente, tiro de lo sencillo y rápido. Echo de menos disponer de todo el tiempo del mundo para hacerme un maquillaje bonito y trabajado.
      La verdad es que la 217 de MAC para mí es inigualable, aunque llevas razón en que para aplicar sombras hay otras alternativas más asequibles.
      ¡Un beso!

      Eliminar

Tu comentario es único e irrepetible. ¡Muchas gracias!

Te recuerdo que me reservaré el derecho a eliminar cualquier comentario que incumpla lo indicado en el Aviso Legal y la Política de Privacidad, puedes leer ambos pinchando arriba a la derecha en la columna