martes, 18 de abril de 2017

Haul M·A·C (II)


Me gusta mucho sentarme a escribir entradas de productos comprados (y productos terminados) porque en casi todos los casos puedo haceros mini – reseñas de cada producto y eso hace la redacción (y creo que también la lectura) muy amena. Aquí viene la segunda parte de mis compras M·A·C del año pasado, del primero podéis leer la entrada aquí.






Empezamos por las brochas como en la entrada anterior y la primera es la número 130 o Short Duo Fibre Brush.



Se trata de una mofeta pequeñita y muy tupida, de corte redondeado y punta plana. Su uso estrella es la aplicación de productos en crema, como bases y emulsiones. Aunque la adquirí principalmente para la aplicación de coloretes en crema debo confesar que para la base ME CHIFLA.




Gracias a su forma redonda y a lo tupida que es trabaja estupendamente las bases ligeras, en concreto para la Waterweight de M·A·C es fabulosa. Y, me repito, para coloretes en crema es perfectísima.

Tiene un precio de 42 € y es pequeñita (mide 16 cm.).



La siguiente brocha es todo un básico de M·A·C, la famosa 224 ó Tapered Blending Brush:



Es la tercera brocha 224 que tengo, por lo que adivinaréis que me gusta bastante. Es una brocha pensada para aplicar, ya difuminadas, sombras en polvo. Sin embargo, la primera que tuve no la gasté para este fin sino para aplicar el corrector fluido en la zona de la ojera. Para este cometido es genial, pero ay… no sé si fue mala suerte y me tocó una brocha mal rematada, pero para retirar productos en crema a mí lo que mejor me funciona es una micro gota de fairy (y de hecho me la vendieron para este fin y me recomendaron lavarla así). Y la brochita perdía un pelo casi en cada lavado, por lo que en cuestión de pocas semanas se me estaba quedando pelada. La llevé al stand (por aquel entonces aún no teníamos tienda física de M·A·C en Valencia) y me dijeron que la brocha perdía pelo porque yo la lavaba mal. En fin, un mal día todos lo tenemos pero esa respuesta te deja un poco con cara de póker.

El caso es que meses más tarde me tragué el orgullo y compré la segunda brocha, y la dediqué exclusivamente para aplicar sombras ya difuminadas, lavarla con mi jabón de coco y, casualidad o no, la brocha apenas perdió un pelo de cortesía en el primer lavado y se acabó.





No es para difuminar en sí pero aplicar la brocha ya difuminada te ahorra bastante trabajo posterior, y para ello la adoro.

Tiene un precio de 33,50 €.



La siguiente brocha es la 221 ó Mini Tapered Blending Brush, lo que viene a significar, para que nos entendamos, que es como la famosísima 217 pero en miniatura y a mí se me antoja con la punta bastante más picuda que su hermana mayor.





Es una brochita que causó muchísimo boom y revuelo en blogs cuando fue lanzada y a mí me picó la curiosidad desde el minuto cero, sobre todo como profesional. No obstante, adquirí ésta el pasado año para uso personal y en breve me haré con un par para llevarlas en mi maletín.



Es una brocha perfecta para pulir el difuminado en el párpado inferior y en la V externa. Para la cuenca no me gusta porque es una zona demasiado grande para el tamaño de esta brochita. Pero para el extremo final del ojo es ideal.

La recomiendo totalmente. Tiene un precio de 24 €.



El siguiente producto no hace mucho que llegó a mi tocador, creo que fue a finales del verano pasado para no quedarme colgada con mi corrector actual: el Radiance Reveal de Bourjois. Además estoy a la búsqueda de unos buenos correctores fluidos para incorporar a mi maletín, ya que los que llevo actualmente no me terminan de convencer al ser en crema. Y antes de adquirir algo para trabajar primero me gusta probarlo “en mis carnes”. No obstante, aún no lo he estrenado, me está cundiendo muchísimo el corrector de Bourjois y hay ciertos productos como las bases y los correctores que odio tener muchos botes diferentes abiertos porque se secan y se estropean enseguida.





Se supone que es un corrector fácil de aplicar  y difuminar, de textura cremosa y de cobertura media – baja y con ingredientes que aportan hidratación a la piel. Pero, como os digo, aún no lo he puesto a prueba.

También me hice con una sombra que es básica para mí, mi adorada Vex. La mía para uso personal sufrió un aparatoso accidente en la última mudanza y quedó hecha literalmente polvo. La prensé, pero, digan lo que digan, a mí ya no me pigmenta igual y suelta muchísimos trozos “sólidos”. Así que en cuanto pude me hice con una nueva.





Es una sombra todoterreno, especial y esencial para cualquier friki del maquillaje. Combina con cualquier sombra, puede con todo lo que le echen y lo mejor es lo especial que es. Es una sombra tornasolada que vira entre el gris, el verde – azulado y el rosa. Me chifla y me encanta especialmente para novias.



Las sombras de M·A·C en godget tienen un precio de 14 €.



Un colorete que me moría por tener en mis filas es el Warm Soul de la gama de los coloretes minerales de M·A·C.





Es un colorete todoterreno, muy versátil y que va en la gama de tonos que a mí me chiflan para cualquier maquillaje y ocasión. El tono es marrón – rosado con shimmer dorado que al aplicarlo en la piel deja un acabado satinado y luminoso muy favorecedor. ¿Os he dicho que me encanta? (:

Tiene un precio de 27 €.



Y ya por último el CCB Luna que cogí principalmente para maquillajes de fiesta e incluso para caracterizaciones.


Como iluminador también es precioso, pero sólo favorece, bajo mi punto de vista, a pieles muy claras, casi níveas. A mí me encanta en aquellas caracterizaciones que tengamos que blanquear muchísimo la piel para dar volúmenes.

También me parece perfecto para iluminar el lagrimal en cualquier maquillaje de ojos luminoso. Es un producto que da muchísimo juego.

Los CCB tienen un precio de 22 €.



Y esto es todo por hoy, pero ya os aviso que me queda un tercer post de compras atrasadas en esta firma, jeje.

¿Qué productos habéis probado de los que os enseño?



Besos miles y hasta la próxima entrada,

4 comentarios:

  1. La brochita de base y el colorete me han parecido estupendísimos fichajes.
    Un besazo!

    ResponderEliminar
  2. Hace muchísimo que no paso por Mac, que buenas compras :D Yo tengo antojo de esa brochita "fluffy" que hay y que tantas tienen.. ahora no recuerdo el número pero es que si voy me volveré loca....
    un beso bella

    ResponderEliminar
  3. Hace poquito yo también me he hecho con un nuevo haul de MAC que tengo pendiente sacar en el blog.
    Coincidimos en la sombra Vex, para mí también es un básico y me encanta.
    Me ha encantado la entrada y me he apuntado nuevas cositas ;)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Vex es <3 y últimamente no le doy todo el uso que debería, sin duda la repondría por lo especial que es (si algún día se me termina). El colorete también me hace ojitos desde hace mucho tiempo pero más de una persona me ha comentado que al ser más morena no se me notaría demasiado y eso me frena.

    La verdad es que llevo mucho tiempo sin comprar nada de Mac, quizá por el trato de alguna dependienta se me han quitado las ganas de toquetear las cosas en el stand y voy animándome con otras marcas que me dan buen resultado.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar

Tu comentario es único e irrepetible. Muchas gracias :)