viernes, 21 de abril de 2017

C'est fini XXV


Me encanta terminar productos. No sé si os lo he dicho alguna vez en todas las entradas que llevo de productos terminados en estos años, pero lo cierto es que, pese a la acumulación de Diógenes que me supone por el tema de los botes vacíos para las entradas, me llena de satisfacción terminar cosas y, por supuesto, ¡empezar otras nuevas!




Hoy os traigo una selección de diez productos. Con algunos repetiría hasta el infinito y otros no volverán a pisar mi cuarto de baño. ¿Os los enseño más en detalle?

El Champú Refrescante de Freshly Cosmetics fue todo un descubrimiento el año pasado y tuvo su correspondiente review.

Es toda una joyita del cuidado capilar por sus ingredientes naturales y sus cualidades détox. No contiene parabenos, aceites minerales, siliconas, sulfatos, derivados del petróleo, PEG’s, ftalatos, colorantes ni conservantes.


Al no llevar conservantes caduca a los tres meses una vez abierto. Entre esto y lo refrescante y respetuoso que es con el cabello es ideal para su uso diario. Controla bastante bien el encrespamiento y además no engrasa en absoluto la raíz.

Tiene un precio de 14 euros y lo podéis encontrar en la web de Freshly Cosmetics.

¿Repetiría? Sí, pero para los meses de verano en los que me lavo el pelo casi a diario.

El contorno de Rosa Arctica de Kiehl’s me acompañó en mi rutina nocturna durante más o menos año y medio y, sin embargo, no ha tenido su review propia en el blog, por lo que aprovecho ahora para contaros un poco más en detalle.



En la ficha del producto en la web de Kiehl’s nos dicen de él: Tratamiento antienvejecimiento para el contorno de los ojos con una textura rica, para una hidratación intensa. Aporta mejoras inmediatas en el contorno del ojo con la ayuda de los iluminadores, ayudando a disminuir las ojeras. Además trabaja a medio-largo plazo para reafirmar el contorno del ojo, disminuye las líneas y arrugas, aportando una apariencia de suavidad. Protege a la piel de la pérdida de hidratación, que en muchos casos es más esencial que el propio envejecimiento.

Su fórmula está enriquecida con flor de la Resurrección, escualeno, mantecas de karité y cacao y azúcar de abedul.

La textura es mantecosa y algo difícil de trabajar, por lo que no es un contorno para ir con prisas. Hay que calentar un poco entre las yemas de los dedos para ablandar la textura y luego aplicar el contorno como hacemos normalmente.

En cuanto a efectos los primeros meses os confieso que estaba encantada. No notaba gran cosa en las ojeras, eso sí (realmente mis ojeras son difíciles de domar), pero sí la zona muy suave, hidratada y como más tersa. No obstante, sospecho que mi contorno cambió sus necesidades (o se acostumbró a este producto) y ya no respondía igual los últimos meses de utilizarlo, por lo que cuando terminé mi último bote lo cambié por el que utilizo en la actualidad.

¿Repetiría? No, pero simplemente por miedo a que no me hiciese efecto como me pasó durante los últimos meses de uso.


Aquí un producto de maquillaje que no llegué a terminar porque se secó y dejó de funcionarme como de costumbre. Son los polvos compactos Stay Matte de Rimmel London:




Se trata de unos polvos que prometen controlar los brillos de la piel hasta 5 horas y también a minimizar la apariencia de los poros. Contienen minerales naturales y, aunque hay 6 tonos disponibles, en España creo que sólo se comercializan cuatro. El mío, como habréis adivinado, es el más claro de todos.

No salieron de mi bolso, junto con una base en polvo de Sephora que también usaba para este fin, cuando iba a trabajar. Me retocaba con ellos o con los de Sephora, según tuviera el día, para aguantar los brillos, que en mis jornadas laborales raro era el día que no brillaba cual bombilla. En este sentido debo decir que aguantaban el tipo perfectamente.

La textura es bastante sedosa, no polvorienta, y se trabajan bastante bien. Creo que es un buen producto low – cost que cumple lo que promete.

¿Repetiría? Sí, aunque la base de Sephora me gusta bastante más y, de decidir, repetiría con ella, no con los de Rimmel.

El champú de Argán y Naranja Dulce de Andalou Naturals fue una profunda decepción porque tenía puestas muchas esperanzas en él para domar mi cabello de leona.

Se supone que es un champú pensado para aportar mucha hidratación al cabello, mejorar la longevidad de los folículos y la circulación sanguínea de la raíz, aportar elasticidad y fuerza y minimizar las puntas abiertas.




Pues bien… no puedo hablar del tema de los folículos, la longevidad, la fuerza, etc… porque sólo he gastado un bote de champú y uno y no más. Pero el pelo no me quedaba nada hidratado. Tenía que usar acondicionador y mascarilla sí o sí tras su uso para conseguir un pelo medio decente, como usase sólo acondicionador era el horror.

¿Repetiría? No, una y no más.

El famoso bálsamo labial de Carmex es un sí pero no. Me explico. Me lo compré en uno de mis viajes a Cádiz porque hice las maletas deprisa y corriendo y olvidé por completo meter un bálsamo labial en el neceser. Siempre llevo uno en el bolso y justamente ese bolso no me lo llevé de viaje, por lo que me vi compuesta y sin bálsamo. Así que en un Bodybell me llevé este.



Carmex tiene muchísima fama y ya era hora de que me animase con sus productos. Pero la verdad, tanto bombo y platillo y a mí, sinceramente, no me pareció nada del otro jueves. Hidrata los labios y también hace como un poco de efecto volumen. Éste en concreto contaba con SPF y un olor riquísimo a cereza. Pero, eso sí no es reparador. Si tenemos los labios destrozados, con esto solo no vamos a conseguir devolverles la lozanía.

¿Repetiría? Sí, si no fuese porque me encanta ir probando bálsamos labiales sin parar, jeje.

El acondicionador Rich Premier de Essential es uno de los mejores acondicionadores que han pasado por mi melena. Le dediqué una entrada, junto a la mascarilla de la misma línea que podéis ver aquí.

El acondicionador en sí tiene una textura densa, es casi como una mascarilla, de hecho yo lo dejaba actuar sus buenos cinco minutos. Promete hidratación, brillo, más elasticidad y cero apelmazamiento, y lo cumple. Por si fuera poco, el aroma es delicioso.




Era todo un must en mi cuidado capilar que yo adquiría a través de la web de Sasa. La consulto de vez en cuando pero han encarecido muchísimo los gastos de envío y realmente no me sale muy a cuenta hacer pedidos a esta web.

¿Repetiría? Sin dudarlo si pudiera adquirirlo de manera más fácil.



La Mousse Limpiadora de Cereza de La Chinata fue un producto que me costó la vida terminar, no porque fuese un mal producto en sí, sino por la textura en espuma que ya os he comentado varias veces que detesto con toda mi alma blogger.

Es un producto que promete ayudar a eliminar el maquillaje y las toxinas acumuladas durante el día y la noche. Su fórmula contiene aceite de oliva virgen extra, extracto de cereza, agua termal, glicerina y salvia. Es apta para todo tipo de pieles, incluso las sensibles.




Como limpiadora en sí es bastante efectiva, pero personalmente se me quedaba corta como limpiadora nocturna, pues eso de que ayuda a eliminar restos de maquillaje ya os digo yo que no. Si me quedaba algún resto en la piel, no se lo llevaba del todo. Así que la utilizaba por las mañanas.

Es suave y respetuosa con la piel, además tiene un rico olor a cereza. Pero no, no puedo con las texturas en espuma. No puedo.

¿Repetiría? No.


El bálsamo hidratante para pies de Neutrógena es una de las mejores cremas de pies que he probado en mi vida. Éste en concreto está indicado para pies cansados, por lo que me venía que ni pintado.

Tiene un efecto inmediato de relajación, lo promete y lo cumple, recuerdo que era genial la sensación de relax y comodidad que se me quedaba en los pies tras su uso. Además de normal me lo aplicaba mi chico con un masaje, por lo que después de esto me quedaba prácticamente K. O.




Su fórmula está enriquecida con mentol y con cuatro ingredientes clave para hidratar intensamente: glicerina, vaselina, urea y glicina. También contiene manteca de karité.

¿Repetiría? Sí, en cuanto termine la que tengo en uso.



Del siguiente producto me he llevado un susto pensando que lo habían descatalogado en la web de Rituals pero se ve que ha habido un cambio de packaging y quizás una re – formulación que espero que no afecte mucho a las cualidades del producto. Porque el Sakura Scrub es de los mejores exfoliantes corporales que he probado nunca.




Está hecho a base de azúcar y contiene flor de cerezo, lo que le da un aroma riquísimo y que a mí me chifla. La exfoliación es suave pero muy efectiva, y al contener aceites de aguacate y almendras entre otros, la piel queda suave e hidratada. Me encanta.

¿Repetiría? Sí, con su versión actual que ahora se llama The Ritual of Sakura Body Scrub y ahora trae más cantidad (375 gramos) por el mismo precio (19,50 €).



Por último todo un básico en mi rutina capilar, el famoso tratamiento Moroccanoil. Le dediqué aquí una entrada con todas sus características.

Su fórmula está pensada para nutrir y mimar nuestro cabello, transforma y repara el pelo, aportando proteínas para fortalecerlo, omega 3 y vitaminas para el brillo y agentes antioxidantes para protegerlo. Por otra parte, mejora la elasticidad del cabello, ayuda a desenredar más fácilmente, controla el encrespamiento y realza el brillo natural.




En mi caso puedo decir que cumple todo lo que promete. A mí sólo por el tema de control del encrespamiento me tiene robado el corazón, por lo que me ahorro la pregunta de ¿Repetiría? y ya os digo que sí, hasta el infinito y más allá.

Y esto es todo en esta ocasión. ¿Coincidimos en algún producto?

Besos miles y gracias por seguir siempre el otro lado,

Auxi

5 comentarios:

  1. El acondicionador y el bálsamo de Neutrógena me han gustado mucho.
    Un besazo, guapa!

    ResponderEliminar
  2. Esa crema para pies me encanta, la usé hace unos años, pero me pasa como lo que dices con los bálsamos, me puede el probar cosas.
    Los polvos de Rimmel los tengo en uso junto con los de Tony Moly, aunque es cierto que la base de Sephora me sigue pareciendo estupenda, al final por unas cosas u otras no la repuse (ya gasté unas tres polveras).

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  3. Te entiendo perfectamente, yo tambien soy de las que le encanta terminar productos. Esos polvos de Rimmel me gustan mucho, creo que ya he usado al menos dos polveras. Gracias por el aviso del contorno de Kielhs, a veces pasa que se nos acostumbra la piel, yo intento rotar cada varias semanas para tener idea de como funcionan varios en mi piel.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Tengo muchas ganas de probar el aceite se Morocanoil y al fin por h o por b nunca me decido a comprarlo, a ver si de cara a verano me hago con él y no acabo con pelo "crujiente" como el pasado ����.

    Tenía mirada la limpiadora de la Chinata. A mi me encanta las limpiadoras en espuma, pero para usar por las mañana o como segundo paso de la limpieza despues de un aceite desmaquillan potente porque casi todas las que he probado no desmaquillan muy allá.

    ¡Un besazo enorme!

    ResponderEliminar
  5. Me encanta terminar cositas como a ti! Quizá porque así entran otros productos nuevos y distintos! Sólo comparto contigo el Moroccal Oil, y también comparto tu opinión, es fantástico, lo he repuesto ya un montón de veces y seguiré haciéndolo! :)

    ResponderEliminar

Tu comentario es único e irrepetible. Muchas gracias :)