viernes, 31 de marzo de 2017

Hablemos de mascarillas: BB Seaweed de Lush

Seguimos con las entradas de mascarillas, que ya sabéis que me he puesto las pilas este 2017 y, de momento, voy cumpliendo.

La que os reseño hoy yo sólo la he utilizado dos veces porque realmente la compré para mi marido. Es un total fan de las mascarillas de Lush, fuimos probando muchas para su tipo de piel (grasa, con puntos negros y espinillas y poros bastante abiertos) pero al final su favoritísima de todas es Cupcake.





Sin embargo, la última vez que fuimos a la tienda estaba agotada, así que nos llevamos BB Seaweed.

¡Os cuento!



BB Seaweed no es una mascarilla específica para pieles grasas, pero por sus propiedades exfoliantes y sus ingredientes con poder para absorber grasa hicieron que nos decidiéramos a llevárnosla para probarla y así también variar un poco de Cupcake.





Lo que dicen en la web de Lush de esta mascarilla: Una mascarilla facial fresca de efecto calmante hecha con algas frescas, almendras molidas, absoluto de rosa y aloe vera para reparar y suavizar la piel. También usamos aceite de romero por sus propiedades regeneradoras, caolín para absorber el exceso de suciedad o grasa, y copos de maíz para exfoliar delicadamente el exceso de pieles muertas mientras la retiras.

Y sus ingredientes son:




La textura es espesa, consistente y grumosa. En palabras de mi marido: “esto parece cemento”, y no le falta razón. Es muy densa y pueden verse trozos de algas integradas en la textura, quizás demasiado  grandes en mi opinión. En cuanto al aroma no huele a nada en particular para seros sinceras… quizás tiene un fondo terroso y ligeramente herbal.





Contiene 75 gramos y su precio es de 9,95 €. Como todas las mascarillas de Lush, deben ser utilizadas en un plazo de tres semanas dado su contenido en ingredientes frescos que pueden echarse a perder. Aplicaremos una capa gruesa por todo el rostro, la dejaremos actuar unos 10 – 15 minutos y retiraremos con agua tibia.

Mi opinión, en las dos ocasiones que la he utilizado, es que es una mascarilla que equilibra mucho la piel y además la calma. Ya os he comentado que me molestan un poco los trozos tan grandes de algas, pero bueno, es un mal menor. La exfoliación no irrita en absoluto, yo tengo la piel bastante sensible y no he notado ningún tipo de reacción al utilizarla. Más al contrario, como os digo la piel queda con una sensación de confort muy buena. No he notado hidratación con su uso, pero tampoco sequedad ni tirantez: equilibrio es la palabra que mejor define la sensación que se me quedaba cuando la usé. No descarto comprarla de nuevo para mí.





En cuanto a mi marido, él sigue prefiriendo Cupcake por su tipo de piel. Pese a que BB Seaweed equilibra muy bien la piel, incluso siendo grasa como la suya, me comentaba que no se la notaba tan limpia y “oxigenada” como cuando usaba su mascarilla de siempre. La exfoliación es suave y eso le ayudaba muchísimo a la hora del afeitado, pues él también es de piel sensible y reactiva y a la hora de afeitarse lo pasa fatal. Pero él repetiría con Cupcake.

A día de hoy mis favoritas son Brazened Honey y Don’t Look At Me, pero tengo que probar más variedades que aún no han pasado por mi cara (:

¿Habéis probado las mascarillas frescas de Lush? ¿Cuál es vuestra favorita?

Muchas gracias por seguir siempre al otro lado,


Auxi

12 comentarios:

  1. Los activos son muy interesantes y las mascarillas, junto con las limpiadoras y un par de tónicos, es lo que más me gusta de la marca.
    Pasa un finde fantástico, guapa!
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo, me gustan mucho las mascarillas de Lush. Las limpiadoras no tanto porque el formato me resulta más engorroso.
      ¡Besos!

      Eliminar
  2. No las he probado pero pintan muy bien. Las tendré en cuenta. Muchas gracias!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti! Si las pruebas me cuentas. Un beso!

      Eliminar
  3. Todas las mascarillas de Lush que he probado me han parecido una maravilla, el unico problema es lo poco que duran abierta, siempre tengo que tirar la mitad y me da un poco de rabia. La de cupcake me encanta!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema, que duran muy poco y más de una se me ha ido a la basura sin terminar.
      ¡Un besote!

      Eliminar
  4. No soy muy fan de las mascarillas, por pura vagancia, pero aún menos de las frescas porque en ocasiones me acaban caducando. Las que he probado de Lush me han gustado, es cierto, pero no son para mi ¡sólo por culpa mía!
    Ciao guapa! un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa lo mismo, aunque cuando entra una en casa me propongo gastarla rápido. A veces no lo consigo pero bueno... gajes del oficio.
      ¡Un besote!

      Eliminar
  5. Creo que está no la he probado, pero la de arándanos de encanta, así que me la apunto.
    Muak!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La de arándanos también es fantástica! Aunque el olor no me entusiasma mucho...
      Un besote guapísima!

      Eliminar
  6. Lo único que me mata es tener que usarlas en tan poco tiempo. Creo que por mi tipo de piel también me gustaría más la que le gusta a tu marido : )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también creo que te iría bien. Además huele a chocolate de morirse de bueno.
      Y sí, con la vida como la tenemos encima añádele estrés para acabar pronto el bote.
      ¡Un besazo!

      Eliminar

Tu comentario es único e irrepetible. Muchas gracias :)