viernes, 10 de marzo de 2017

Bruma de Almohada de L'Occitane: nueva formulación

Hace tiempo (mucho) os hablé de este emblemático producto de L’Occitane: la bruma de almohada. Releyendo la entrada que escribí en su momento me ha venido un golpetazo de nostalgia: la utilizaba con muchísima frecuencia un año en el que estuve estresadísima por motivos laborales y, posteriormente, por los preparativos para mi boda (que hay que ver cómo pasa el tiempo…).

No llegué a gastar el bote y debido a la disminución de estrés y al aumento del trabajo junto con los horarios mareantes, dejé de utilizarla porque caía rendida nada más poner la cabeza en la almohada.

Meses después me convertí en mamá y tampoco la necesité: dormir se convirtió en un lujo y los primeros meses me quedaba dormida por los rincones, sin bruma, sin tila y sin nanas, jajajajaja. No obstante, en la última mudanza, la rescaté del fondo del mueble del cuarto de baño y se nos ocurrió a mi marido y a mí que lo mismo ayudaba a relajar un poco al terremotillo de pocos meses que teníamos durmiendo en la habitación. Dicho y hecho, lo probamos con él y, si bien no es que cayese como un tronco, funcionaba relativamente bien. Hace un par de veranos hicimos un viaje a Madrid y olvidé meterla en el neceser, así que ahí que nos fuimos a comprarla a una boutique de L’Occitane. ¡Cuál fue mi sorpresa cuando descubrí que le habían cambiado el formato y la fórmula!



Por tanto, hoy os traigo la comparativa entre la antigua bruma y la nueva. Llevo mucho tiempo con esta entrada pendiente, tanto que, como sabéis, hace ya varios meses que llegó otro bebé que hace que no necesite ni brumas ni nada para dormir, pero aún así aquí está su reseña. ¡Espero que os guste!


La primera diferencia que notamos, obviamente, es el packaging. El antiguo es de plástico verde duro, el frasco es más pequeño y el tapón con vaporizador es color gris plateado. El nuevo es de cristal grueso color caramelo, es más grande y el tapón con vaporizador es de color negro. Ambos traen la misma cantidad: 100 mL.




Estéticamente me quedo con el nuevo, pero es mucho más práctico el antiguo. ¡Miedo me dan las caídas, y más con dos bebés en casa! No sé si resistiría un viaje en picado desde la cómoda hasta el suelo…




La siguiente diferencia, y la más fundamental, es su composición. En el formato antiguo, la bruma se componía de tres aceites esenciales: lavanda, árbol de té y geranio. En el actual, son cinco aceites los que forman parte de su fórmula: lavanda, bergamota, mandarina, naranja dulce y geranio. Se supone que la fórmula está mejorada y probada, contando con mayor eficacia que la anterior.


Otra diferencia fundamental: el aroma. Dejando a un lado los efectos, el olor de la anterior versión me resultaba más relajante. Es un aroma más herbal, notaba las notas relajantes de la lavanda y apoyar la cara en la almohada era un absoluto placer, el perfume de “vamos a dormir y evadirnos de todo”.



El aroma de la bruma reformulada no es que sea malo, pero no me acaba. Quizás debido a los aceites esenciales cítricos (bergamota, mandarina y naranja dulce), noto un olor más pesado, menos relajante (que no significa por esto que funcione peor). Lo mismo os reís, pero me recuerda a un gin – tonic.




Y, por último, los efectos. ¿Es más efectiva la nueva o la antigua? Por mi experiencia en nosotros mismos y en nuestro hijo mayor (aún el pequeño es muy bebé para atreverme a utilizarla con él), debo admitir que la nueva versión es más relajante, si bien, repito, el aroma de la antigua a mí me relajaba más. El peque duerme mejor con la nueva que con la antigua, así que la antigua la estamos terminando de gastar los papis (cuando me da tiempo a vaporizarla, porque, como ya os digo, suelo caer como un tronco nada más meterme en la cama). La nueva fórmula es más relajante, el sueño es un poco más reparador. O al menos mi niño mayor cuando vaporizo sus sábanas con ella, tiene menos despertares durante la noche.


El precio es de 17 € y lo podéis encontrar en las tiendas L’Occitane.

¿Utilizáis productos similares para vaporizar en las sábanas? ¿Habéis probado la nueva versión de esta bruma de L’Occitane?

Hasta pronto y gracias por seguir siempre al otro lado,


Auxi

13 comentarios:

  1. Nunca me ha terminado de llamar usar este tipo de productos porque normalmente dormía bien, y ahora que no creo que me acostumbro a ser una mamá panda. Me ha llamado la atención que hayan metido notas cítricas, no se si me ayudarían a dormir pero si es un olor que por norma general me relaja y carga las pilas a partes iguales.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora la verdad es que lo necesito poco... pero si a los peques les ayuda a relajarse bienvenido es (si duermen ellos... duermo yo!!!!! Jejejejeje).
      ¡Un beso enorme!

      Eliminar
  2. No soy muy fan de las brumas de almohada - el olor a lavanda no me gusta nada de nada, asi que no me relaja, mas bien al contrario. Que rabia da que reformulen un producto para peor (segun tus gustos) pero si funciona, eso es lo importante. Gracias por la review!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti! A mí la lavanda me encanta, pero claro, para gustos "los olores" jejejeje. Y lo de reformular productos cuando ya de por sí funcionan lo veo una soberana tontería. ¡Mil besos!

      Eliminar
  3. Que curioso, porque los aromas cítricos normalmente son para el principio del día porque ayudan a activarse. Pero oye, si aún así el efecto es mejor que en la formulación antigua tendré que probarla.
    Muak!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, me chocó bastante, pero efectiva es. Eso sí, prefiero mil veces el aroma anterior. Un besote!

      Eliminar
  4. No pensé que este tipo de brumas fueran tan efectivas, me ha sorprendido...tomo nota.
    Ciao guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca está de más probar. Tengo que investigar más opciones que olfativamente me llamen más.
      Un besazo!

      Eliminar
  5. Mmm me encantan las brumas para textil, yo utilizo una que huele brutal, ahora mismo no me acuerdo del nombre de la tienda... Seguro que esta tambien me encantaría

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejan un olor muy muy rico. Tengo que reaficionarme a usarlas en casa, otro tipo de brumas claro, no ésta que nos dejaría dormidos por los rincones, jeje.
      Besos!

      Eliminar
  6. El tema de los aromas es tan subjetivo que entiendo que a ti te guste más la anterior independientemente de la efectividad de la nueva (me gustan mucho las nuevas incorporaciones en activos,por cierto).
    Menos mal que en twitter te veo para no olvidar pasarme a leerte, guapa!
    Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé por qué no salgo en la lista de Blogger, me tienen castigada :(
      Los activos son geniales pero a mí el aroma a lavanda me perdía...
      ¡Un besote!

      Eliminar
  7. He buscado tema relacionado con el cambio del olor en la bruma L'occitanne y me has salido tú. Estoy contigo en todo me ha pasado lo mismo, cual no ha sido mi sorpresa al estar ansiosamente esperando la anterior bruma y encontrarme con la nueva reformulada. No huele igual a mí este olor también me resulta más pesado me recuerda más a un perfume echo con notas naturales que a uno relacionado con la aromaterapia. El anterior si tenía un fuerte dolor de cabeza casualmente su olor si echaba un flus muy pequeñin me ayudaba a quitar esa parte de strees del dolor de cabeza. Este me da miedo porque el olor es mas tirando a un perfume que a un aceite por entendernos de alguna manera. Yo con mucha pena buscaré en aromaterapia algo parecido a lo anterior...porque algo tiene que haber seguro. Un saludo y gracias me ha gustado mucho tu entrada.

    ResponderEliminar

Tu comentario es único e irrepetible. ¡Muchas gracias!

Te recuerdo que me reservaré el derecho a eliminar cualquier comentario que incumpla lo indicado en el Aviso Legal y la Política de Privacidad, puedes leer ambos pinchando arriba a la derecha en la columna