lunes, 10 de octubre de 2016

Firmeza Corporal Detox con Freshly Cosmetics


¡Buenos días!



Llevaba tiempo queriendo hablaros de este producto, pero he esperado hasta casi finiquitar el bote para hablaros de él con calma y en detalle. Hace unos meses os hablé de Freshly Cosmetics y su Champú Refrescante Detox, podéis consultar la entrada si os apetece en este enlace. Junto con el champú me enviaron otro producto de los cinco que componían su línea de cosméticos détox Skincare Detox Plan (ahora son seis pues acaban de incorporar un acondicionador reparador de propiedades sumamente interesantes). El producto que recibí fue la Crema Corporal Reafirmante Detox.




Aquí os traigo mi experiencia con ella y os cuento todas sus propiedades.

Cuando llegó a mis manos no la utilicé porque me encontraba en pleno embarazo y algunos de sus componentes no resultan del todo recomendables durante la gestación. Por ello, decidí guardarla para después de dar a luz y ya, de paso, le echaba un pequeño “cable” a mi figura para volver a su estado original.

Lo primero de todo que debo deciros es que sólo la he utilizado por las mañanas, debido a que doy a mi bebé lactancia materna y, al contener cafeína, no quería que al utilizarla de noche pudiera alterar a mi bebé.



La crema corporal reafirmante détox contiene potentes activos naturales como la cafeína, la centella asiática (componente también utilizado en multitud de cremas preventivas y tratantes de estrías en la piel), y germen de trigo. Además, contiene extractos de jengibre, alga fucus y pepino para acelerar el proceso de estimulación de toxinas de nuestro organismo:

-      Aceite de Almendras: aporta hidratación, es antioxidante y estimula la producción de colágeno.

-      Aceite de Germen de Trigo: nutre, regenera, aumenta la elasticidad de la piel y previene la formación de estrías.

-      Cafeína: de gran poder lipolítico, por lo que es muy efectiva para luchar contra la celulitis. Aporta suavidad y firmeza a la piel.

-      Centella Asiática: regenera, depura, estimula la producción de colágeno y la circulación.

-      Alga Fucus: potencia el metabolismo celular, quema calorías, aumenta la resistencia física y estabiliza los niveles de colesterol y glucosa en sangre.

-      Pepino: aporta mucha hidratación a la piel.

-      Jengibre: da firmeza, reduce la flacidez y reafirma la piel.

La textura es muy fluida, se extiende de maravilla y se absorbe enseguida, dato que a mí me ha venido de perlas porque siempre voy con prisas (ahora más aún) y no puedo estar esperando minutos y minutos para vestirme.



Por otro lado, tiene un olor riquísimo, muy cítrico, que además perdura en la piel pero no se siente pesado ni “agobiante”. El packaging es muy práctico, el único "pero" que le puedo poner es que no vemos bien por dónde llevamos gastado el producto. Pero me resulta muy higiénico y sencillo de utilizar gracias a su sistema de "pump". Al ser un producto sin conservantes tiene una fecha de caducidad de tres meses una vez abierto.



¿Hablamos de resultados? Bueno, deciros primero que ninguna crema va a obrar milagros por sí misma si no la complementamos con una alimentación saludable y con ejercicio físico. Nadie da duros a pesetas, como decía mi abuela. Como siempre, voy a ser sincera y confesaros que mientras la he utilizado no he hecho “ni mijita” de deporte. Ejercicio físico sí, mucho, si se entiende por ejercicio físico correr detrás de un nene de dos años y medio, jugar, saltar con él y además cargar en una mochila porta – bebés a otro nene de más de siete kilos. Eso es quemar calorías y si no que venga aquí un personal trainer a contradecirme que le doy que nos las vemos. Y caminar, pues también he caminado muchísimo. Pero sudar la camiseta en un gimnasio o haciendo running, pues no, oigan. En cuanto a la alimentación yo soy de comer sano, pero mis caprichos me doy, así que no puedo decir tampoco que haya llevado un plan depurativo a rajatabla.

Así que obviamente, milagros no. Me he recuperado bastante bien de este segundo parto, también porque no soy de ganar mucho peso durante los embarazos. ¿Si me ha ayudado este producto a recuperar mi figura? A ver, no puedo ser rotunda en decir que sí. Os puedo comentar los efectos en mi piel, y no puedo negar que la he notado suave, que ha recuperado firmeza (aunque sin hacer ejercicios específicos mi tripa no está dura como una roca, no me voy a auto – engañar) y que en general le veo un aspecto prácticamente igual al del principio del embarazo. Por otro lado, ha ayudado a que al volver la piel a su estado natural no me salieran estrías en ese proceso.

¿Repetiría con ella? Sin duda alguna sí, pero (porque hay pero) complementándola con un plan de ejercicios y una alimentación un poquito más cuidada. Lo segundo es más fácil, pero lo primero con mi ritmo de vida ahora mismo es bastante difícil (por no deciros imposible)

No obstante, también me plantearía comprarla como crema hidratante sin más en plan capricho “caro” (para usarla como hidratante normal, claro), porque hidrata una barbaridad sin sentirse pesada en absoluto, con lo cual ahí me gana por completo. Aparte del detalle del aroma cítrico tan rico que tiene.

Tiene un precio de 26 € (aunque ahora mismo la he visto rebajada en la web a poco más de 20 €) y contiene 250 mL. Hasta donde sé, sólo se puede comprar en la web de Freshly, pero sólo por registraros tenéis un 15% de descuento en vuestra primera compra y además los gastos de envío son gratis a partir de 20 €.




Por último deciros que esta crema reafirmante contiene un 99% de ingredientes de origen natural, está 100 % libre de tóxicos (no contiene parabenos, aceites minerales, siliconas, sulfatos, derivados del petróleo, ftalatos, PEG’s, perfumes sintéticos ni colorantes), se trata de un producto vegano, no testado en animales y su envase es de aluminio reutilizable y 100% reciclable.

¿Habéis probado algún producto de Freshly Cosmetics? ¿Soléis emplear cremas reafirmantes en vuestra rutina de cuidados?

Besos miles y hasta la próxima entrada,



Auxi

2 comentarios:

  1. ufffff es caro, pero tiene muy buena pinta!!!

    ResponderEliminar
  2. Me tienes con una sonrisa de oreja a oreja, jajajaja, sin niño de dos años y algo pero con perro, trabajo y otras cosillas. Como te entiendo, el tiempo es oro.
    Por el tema de la cafeína la tengo aun sin empezar pero es cierto que usándola por las mañanas no iría mal.

    ¡Un besote!

    ResponderEliminar

Tu comentario es único e irrepetible. Muchas gracias :)